Cabecera-Web-chico

Paraná: Camión se quedó sin frenos en avenida Ramírez y destruyó un automóvil

El camión iba hacia el sur, subiendo la cuesta de la avenida. El camionero contó que no pudo hacer nada y chocó a un auto con dos ocupantes. “Agradezco que mi hijo, haya venido sentado atrás como corresponde”, dijo el conductor del auto.

Un impresionante accidente que involucró a un camión y a un automóvil, ocurrió esta mañana en la capital entrerriana, cuando el vehículo de mayor porte, tuvo una falla y se quedó sin frenos en un empinado tramo de avenida Ramírez y Laurencena, pudo confirmar Elonce.

El siniestro vial ocurrió cuando un camión Iveco, cargado con chatarras, se dirigía hacia el sur por avenida Ramírez y en pleno tránsito por la cuesta, tuvo un desperfecto mecánico que dejó al conductor sin poder frenar ni hacer cambios.

Por tal motivo, sin control comenzó su marcha atrás desde la empinada cuesta y embistió a un Peugeot 308 que esperaba la luz verde del semáforo. En el auto viajaba su conductor y su hijo de 10 años, quien se encontraba en el asiento trasero del vehículo.

El conductor del auto, dialogó con Elonce TV y explicó que el camión se quedó sin frenos “y no me dio el tiempo para hacer marcha atrás y poder salir”, dijo y agregó que sufrió un golpe en la espalda, en la cara y un corte en la mano, pero se encontraba bien.

Al mismo tiempo, contó que su hijo iba sentado en el asiento trasero. “Mi hijo está bien”, dijo y agregó tras ver cómo quedó el auto: “gracias a Dios que estaba en el asiento de atrás como corresponde”, remarcó Domingo.

Por su parte, el conductor del camión, estimó “reventó una manguera de aire y se vino el camión. Al perder el aire, se queda sin cambios y sin frenos”, sostuvo y agregó “lo veía al auto por espejo y no podía hacer nada”, señaló.

El camionero, oriundo de Esquina (Corrientes) indicó que iba cargado con cartón y otros materiales de descarte. “Viene liviano, tiene menos de 4 mil kilos”, dijo y agregó que ni bien se bajó del camión, “fui corriendo a ver cómo estaban en el auto, pero gracias a Dios estaban todos bien”, afirmó aliviado.

Según dijo el camionero, su vehículo iba a quedar retenido en la comisaría Octava, pero se mostró aliviado pese a los daños materiales. “Fue un milagro que no pasó nada. Los fierros se recuperan, pero la vida no”, finalizó Carlos.


Sumate a nuestras redes haciendo click en la imagen