Cabecera-Web-chico

Tragedia en vacaciones: "El bebé se salvó porque estaba en el huevito y no cayó al agua"

El nene de un año es el único sobreviviente de un choque en Mendoza que dejó cuatro familiares de Rosario fallecidos. Estaba en un asiento especial con cinturón de seguridad. Fue internado en estado delicado. Identificaron a las víctimas.

El bebé de un año y medio que sufrió graves lesiones en el accidente de tránsito donde falleció su familia rosarina en San Rafael, Mendoza, este miércoles a la mañana, salvó su vida gracias a que estaba con cinturón en una asiento especial para niños conocido como "huevito".

Según afirmó a De 12 a 14 (El Tres), el director del Hospital Schestakow de San Rafeal, José Muñoz, el nene estaba en el auto con medidas de seguridad, bien atado y "no estuvo expuesto al agua". En cambio, otros cuatro integrantes del vehículo murieron en ese choque: tres perdieron la vida en el acto y una mujer cayó a un canal de riego y murió por hipotermia.

La familia viajaba en un Volkswagen Gol Country cuando impactó con otro vehículo este miércoles a las 6.30 en la ruta 143 y El Toledano. Los fallecidos son la mamá del chiquito que pelea por su vida, una mujer de 33 años de Villa Gobernador Gálvez, dos hombres de 36 y 55 años y otra mujer de 49.

El Diario de San Rafael identificó a las víctimas: Mariano Miguel Avanzini, de 36 años (jugador de fútbol surgido en Central); Dora Gisela Zuvirá, de 33; Héctor Carruega de 55 y Carmen Carruega de 49, todos ocupantes del Gol Country. El bebé que sobrevivió es Juan Pedro Avanzini.

Este mediodía, el bebé estaba en terapia intensiva pediátrica "delicado y con politraumatismos varios", informó Muñoz.

"Es un estado muy dinámico y recién llevamos algunas horas desde el ingreso. Está estabilizado y no requiere de asistencia respiratoria mecánica", dijo y aclaró que son "muy cautos" sobre su evolución.

El médico aclaró que el chiquito no estuvo expuesto al agua fría del canal de riego, conductos que son habituales en esa zona y están al costado de los caminos, gracias al asiento especial para niños del auto.

Tras la muerte de sus seres queridos, contó que había "una señora" que acompañaba su evolución en el hospital. La familia rosarina viajaba con otra familia amiga que al momento del siniestro vial circulaba detrás suyo en otro auto.


Sumate a nuestras redes haciendo click en la imagen