Concordia: Un bar poco democrático, echaron a clientes por ser peronista y otro por apoyar gobiernos populares

La semana pasada en el Resto Bar “Cristóbal” fueron echados dos clientes, uno por ser peronista y el otro por apoyar a gobiernos nacionales y populares, con el pretexto o excusa que el peronismo lo “estaba fundiendo”.

El dueño del comercio gastronómico, ubicado frente a la plaza 25 de Mayo, en una de las ochavas de las intersecciones de calle 1º de Mayo y Pellegrini, Leonardo Piñeyrua, se habría acercado a una de las mesas en la que se encontraban cenando dos personas y les ́habría expresado “que sería bueno que los peronistas no concurrieran más a su local”.

Al preguntarle uno de los clientes de la mesa, si los estaba echando, el propio Piñeyrua habría dicho que sí y que sería del agrado de él que no vaya ningún peronista.”

Luego de eso se habría armado una acalorada discusión política en la cual el empresario Piñeyrua habría dicho que el peronismo “lo estaba fundiendo, que él apoyó al gobierno de Macri, que Lilita Carrió era su amiga y que la conoció en Corrientes cuando él era estudiante y que de ahí era millonaria no desde ahora”.

El político expulsado es una persona que fue dos veces presidente del Concejo Deliberante de la Ciudad de Concordia, ocupó interinamente el Sillón de Zorraquín y fue Diputado Provincial. La otra persona es un licenciado en Economía Agropecuaria, proveniente de una familia muy conocida de nuestra ciudad, ligada a la actividad agroganadera, el padre fue funcionario radical, pero toda la familia apoyó públicamente las políticas desplegadas en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

Ante tal desplante, el otro integrante de la mesa le preguntó al dueño el bar, por qué lo trataba así si él no era peronista, a lo cual el empresario gastronómico le habría respondido: “no serás peronista, pero apoyas a los gobiernos populares”.

El intercambio de palabras habría pasado por todos los lugares de la incoherencia: el dueño del local les habría asegurado “que a Enrique Cresto no lo iba a dejar entrar más hasta que no se aleje de la política”, “que a uno por uno le iba a decir las cosas” que “él era un empresario “intachable” y “adonde iba a ir a parar sus pobres empleados”.

Diario Junio dio con uno de los comensales expulsados del Cristóbal quien confirmó el episodio y agregó que también fueron acusados de “ladrones” por el dueño del comercio: “Nos sacó en cara sus viajes por el mundo y nos dijo que hasta Paraguay estaba mejor que la Argentina. Que el Peronismo había robado todo. Que él invirtió en el hotel Cristobal Central (ex- Casanova, en calles 1ª de Mayo y Rioja), en 2017, pensando que los populistas no volvían más. Que la próxima presidenta iba a ser Patricia Bullrich. Que él tiene negocios en Misiones, Corrientes y Entre Ríos y que pasó de tener 180 empleados a tener 140. Que si esto seguía así iba a dejar de laburar porque el país iba camino a convertirse en Venezuela”, detalló.


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen