La inversión extranjera directa cayó en el mundo 42% durante 2020

La IED en la UE se redujo en dos tercios, con importantes descensos en todos los principales receptores.

La Inversión Extranjera Directa (IED) mundial se derrumbó un 42 por ciento durante 2020, para totalizar 859.000 millones de dólares, desde 1,5 billones de dólares alcanzados en 2019, según informó este domingo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) en su 38° Monitor de Tendencias de Inversión Mundial. En el primer semestre en Argentina se retrajo un 40 por ciento. La IED terminó 2020 más del 30 por ciento por debajo de la crisis financiera mundial en 2009 y regresó a nivel visto por última vez en la década de 1990.

El informe da cuenta que “la disminución se concentró en los países desarrollados, donde los flujos de IED cayeron un 69 por ciento a un estimado de 229.000 millones de dólares. Los flujos a Europa se agotaron por completo y hubo un saldo negativo de 4.000 millones de dólares, incluidos los grandes movimientos varios países. También se registró una fuerte disminución en los Estados Unidos (-49 por ciento) a 134.000 millones de dólares”.

La Unctad, con sede en Ginebra, Suiza, remarcó que “el declive en las economías en desarrollo se midió relativamente en -12 por ciento a un estimado de 616.000 millones de dólares. La participación de las economías en desarrollo en la IED mundial alcanzó el 72 por ciento, la participación más alta registrada. China encabezó la clasificación de los mayores receptores de IED”.

Para la caída de los flujos de IED en las regiones en desarrollo fue desigual, con un 37 por ciento en América Latina y el Caribe, un 18 por ciento en África y un 4 por ciento en los países en desarrollo de Asia.

Asia oriental fue la región receptora más grande y representó un tercio de la IED mundial en 2020. La IED destinada a las economías en transición disminuyó en un 77 por ciento a 13.000 millones de dólares. La IED en China, donde la fase inicial de la pandemia provocó fuertes caídas en los gastos de capital, terminó el año con un pequeño aumento (4 por ciento).

La IED en India aumentó un 13 por ciento, impulsada por las inversiones en el sector digital. La IED en el bloque de la Asean, un motor del crecimiento de la IED durante la última década, se redujo un 31 por ciento.

La reducción a la mitad de las entradas de IED en los Estados Unidos se debió a fuertes caídas tanto en las inversiones nuevas como en las fusiones y adquisiciones transfronterizas. La IED en la UE se redujo en dos tercios, con importantes descensos en todos los principales receptores; excepto el Reino Unido que no mostró caídas.

La Unctad pronostica que “se espera que la tendencia de la IED se mantenga débil en 2021”. Los datos sobre la base de los anuncios, un indicador de las tendencias futuras, proporcionan una imagen mixta y apuntan a una presión a la baja continua.

Los repuntes en el cuarto trimestre de 2020 frenaron las caídas anteriores en los acuerdos de financiamiento de proyectos internacionales recientemente anunciados (-2 por ciento para todo el año). Por tanto, la inversión internacional en los sectores de infraestructura podría resultar más sólida, impulsada también por paquetes de apoyo económico en los países desarrollados.

Del mismo modo, la caída en 2020 de las fusiones y adquisiciones transfronterizas (-10 por ciento) se vio amortiguada por valores más altos en la última parte del año. En cuanto a los anuncios de fusiones y adquisiciones, se espera que la fuerte actividad de acuerdos en las industrias tecnológica y farmacéutica impulse los flujos de IED impulsados ​​por fusiones y adquisiciones al alza.

Para los países en desarrollo, las tendencias en los anuncios de financiación de proyectos y proyectos totalmente nuevos son una preocupación importante.

 

 

Nota con información de El Destape


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen