Mariano Werner, campeón del TC: “Con este campeonato me saqué una mochila muy pesada”

El piloto nacido en Paraná logró el título en la categoría, al llegar quinto en la última fecha de la Copa de Oro.

Mariano Werner hizo realidad un sueño que tenía de chico, desde los días en karting en Paraná: con el quinto puesto en la carrera final en el autódromo de Villicum, en San Juan y luego de 191 carreras se convirtió en el nuevo campeón de la categoría y le devolvió la sonrisa a Ford, que no celebraba un título desde 2015.

En la cima del campeonato se consolidó como ídolo del Óvalo, la marca con más coronas en el TC: 43 en total. La campaña 2020 enseñó que Werner y el Memo Corse compusieron la mejor fórmula de piloto y equipo de la temporada. Fue una segunda oportunidad entre la familia Occhionero y el entrerriano.

Werner tuvo otras tres definiciones para consagrarse campeón de TC. La primera, en 2010, en un mano a mano en el autódromo de Buenos Aires contra Agustín Canapino que terminó perdiendo pesé a ser el piloto con más puntos. Tres años después, en el mismo escenario capitalino, arribó a 6,5 puntos de distancia de Diego Aventín, que finalmente se convirtió en campeón, mientras que la definición de 2016 resultó polémica, al extremo que el desenlace le valió una suspensión de seis meses y una multa de 500 mil pesos -en principio se dictaminó un año y $750 mil-, por la temeraria maniobra en la última curva del autódromo de La Plata, en la que chocó a Matías Rossi (Chevrolet), a quien privó de ganar el título, que fue a manos de Guillermo Ortelli.

Minutouno habló mano a mano con el campeón del Turismo Carretera, Mariano Werner.

¿Cómo viviste esa última vuelta, que sentiste y en quien te acordaste en el momento de cruzar la bandera a cuadros?

Ni hablar que la última vuelta fue interminable, fue de la más larga en mi vida. La última vuelta es la que escuchas todos los ruidos, la que ves el cartel de última vuelta y bueno queres hacer todo bien. En mi caso me concentré mentalmente para no pensar en nada, solo mantener la idea de hacer todo perfecto como venía haciendo en la carrera y sin cometer errores. Sabía que tenía atrás a Cristian Ledesma, que no me iba a regalar nada, pero que se comportó como un caballero durante toda la carrera. Cuando entró a la recta y veo la bandera a cuadros fue un momento muy especial en el cual empecé a pensar en esos momentos difíciles que te tocaron en la carrera deportiva, en los momentos que me tocó perder en el campeonato y me decían por radio que no lo habíamos ganado. Recordé a mi hermano (Gabriel) un montón porque siempre lo tuve al lado desde que arranque con esto de chico y siempre estuvo en las definiciones de campeonatos al lado mío. Pensé en mi familia, en mi señora y en mis hijos. Es un momento que no podes contener las lágrimas, hasta el más duro se ablanda, ese grito que sale desde el alma de campeón y también las voces de todos los mecánicos que me acompañaron para pelearla este año.

¿Es un grito de desahogo por lo que viviste en el 2010? Año donde fuiste el que más puntos logró pero como no tenías un podio en la primera posición no te dieron el campeonato?

En aquella definición me ganó muy bien Agustín (Canapino), claro ganador, claro campeón… en el sentido que cualquiera de los dos que ganará se merecía el campeonato. Yo había sumado más puntos que nadie pero necesitaba la obligación de ganar y bueno el que ganaba se consagraba campeón. Lo di todo hasta la última vuelta ese año, siempre con la cabeza puesta de que podría ocurrir el milagro que no existió. Por supuesto que cuando uno pasa la meta esa tristeza es difícil de explicar porque sabes que lo diste todo pero que no era para mí.


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen