Salto Ander Egg: la dueña asegura que está clausurado desde 2007

“Está prohibida la entrada y el que ingresa está cometiendo una grave contravención”, alertó la propietaria. El balneario natural se encuentra en el departamento Diamante.

Cada verano y más aún durante este año, producto de las restricciones para viajar a otros lugares por la pandemia, personas de diferentes ciudades de la región concurren al Salto Ander Egg.

Este balneario natural en el medio del campo, en el departamento Diamante, es atractivo para el disfrute por su belleza y tranquilidad, pero también ha sido noticia por accidentes fatales, duele su abandono y un detalle no menor, es que se trata de una propiedad privada y actualmente el sitio está clausurado.

Justamente la pregunta de muchos cuando se habla del lugar, es si ese predio es público o privado, o la razón por la cual no hay un emprendimiento turístico allí.

La actual propietaria es Marta Ander Egg y como ya lo hizo en otras ocasiones, volvió a reiterar que el ingreso al lugar no está permitido. “Quería enfatizar que el Salto es una propiedad privada y que está clausurada su entrada desde el año 2007. Por ahora no hay ningún tipo de servicio”, fueron las primeras palabras de la dueña ante la consulta.

En declaraciones al sitio Identidad, sostuvo: “Es un lugar que tiene una olla, que es muy profunda y muy peligrosa. Como está clausurado, no se puede ingresar. Está en los planes que se pueda hacer un proyecto bueno de desarrollo en el tiempo con el Salto, pero por ahora es nada más que un sueño”, enfatizó, dando a conocer la situación del predio en la actualidad.

Cómo el lugar llegó a las manos de la actual propietaria

Con respecto a la historia de la propiedad, Marta Ander Egg relató que la misma “era de mi bisabuelo, a quién yo no conocí, que se llamaba Ernesto Ander Egg. El vino de Suiza, con Ana Müller, su señora y tuvieron cinco hijos en ese lugar. Puso el primer molino harinero de la zona, el cual desconozco la fecha que desapareció. Luego la propiedad pasó a los cinco hijos, uno de ellos era mi abuelo, que compró a los hermanos. Luego paso de mi abuelo a mi papá y a una tía que yo tenía en San Juan, que como ella estaba alejada y había otras propiedades, repartieron las propiedades entre mi papá y esa tía, y quedó en la línea de mi papá, por lo tanto, quedó en la línea de nosotros que somos tres hermanos, y finalmente quedó en mi la propiedad, ya que hubo un acuerdo de sucesión”, puntualizó.

Volviendo a la realidad de este momento, la dueña del lugar repitió que “me encantaría, y hace muchos años que pienso que eso se podría trabajar muy bien, como en alguna época lo estuvo. Hubo tiempos que no entraba más gente al Salto, pero en este momento está absolutamente clausurado, está prohibida la entrada y el que ingresa está cometiendo una grave contravención”, remarcó.


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen