Buenos Aires: Un policía mató a su hermano al confundirlo con un delincuente en Morón

Fue anoche en la zona oeste del Gran Buenos Aire. La víctima le quiso hacer una broma y le abrió la puerta del auto.

Un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires mató a balazos a su hermano de 20 años, en la localidad bonaerense de Morón, al creer que se trataba de un delincuente luego de que la víctima le abrió la puerta del auto para hacerle una broma, informaron hoy fuentes de la fuerza.

Ocurrió anoche en el cruce de Hipólito Yrigoyen y Belgrano, en el mencionado distrito de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Morón: el hecho que terminó en un drama

Alrededor de las 20.30, en la avenida Hipólito Yrigoyen y la calle Belgrano, un efectivo de la Policía de la Ciudad se encontraba de civil sobre su vehículo, parado por el semáforo en rojo, cuando su hermano se acercó a bordo de su motocicleta. Pablo Facundo Cisneros (28), que desempeña sus tareas en la Superintendencia de Investigaciones de la fuerza porteña, estaba en su Peugeot 206 esperando la luz verde del semáforo. El joven se dirigía al cementerio local a buscar a su hermano cuando imprevistamente le abrieron la puerta y le tocaron su bolsillo, tras lo cual efectuó dos disparos con su arma reglamentaria.

Según las fuentes, Cisneros creyó que era un delincuente que le quiso robar sus pertenencias pero inmediatamente se dio cuenta que, en realidad, se trataba de su hermano, llamado Ricardo Bulacios (20). El joven, vestido con una campera negra y un pantalón de jean azul, quedó tendido entre la vereda y el asfalto, y falleció casi en el acto como consecuencia de las heridas sufridas.

Personal de la comisaría 1ra. de Morón fue alertado por lo sucedido y el médico legista comprobó su deceso. A simple vista, el facultativo estableció que Bulacios recibió un disparo en el antebrazo izquierdo, con orificio de entrada y de salida, que le perforó el estómago.

Un joven fue testigo del fatal desenlace

En tanto, un joven que estaba como acompañante en un Fiat Cronos relató a la Policía que vio el momento en el que un muchacho cruzó la senda peatonal y abrió la puerta del Peugeot. Escuchó una detonación y vio el estallido de la ventanilla izquierda del vehículo en el que el testigo circulaba, por lo que había pensado que le habían arrojado una piedra. A raíz de ello, el conductor del Fiat sufrió una herida leve en el pómulo producto de una esquirla.

Tras el hecho, la fiscal Adriana Suárez Corripio, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial Morón, caratuló la causa como “homicidio” y ordenó la detención del efectivo. La funcionaria judicial lo indagará en las próximas horas y dispuso que se realice la autopsia correspondiente, entre otras medidas.

Nota con información de Telam


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen