Se cumplen 16 años sin Fernanda Aguirre

Fernanda tendría actualmente 28 años, pero la secuestraron el 25 de julio de 2004 cuando volvía a su casa desde el puesto de flores que su familia tenía frente al cementerio.

El principal sospechoso por el hecho, Miguel Ángel Lencina, gozaba del régimen de salidas laborales de la cárcel de Concepción del Uruguay, donde cumplía condena por otro crimen.

Volvieron a detenerlo unos días después de la desaparición de la adolescente pero el 6 de agosto de ese mismo año lo encontraron ahorcado en su celda y con él, murió también la posibilidad de que algún día se quebrara y confesara qué había hecho con ella.

Mirta Chávez, viuda de Lencina, fue condenada en 2007 a 17 años de cárcel, acusada de haber sido quien llamó por teléfono a la familia para pedir un rescate de 2.000 pesos pero solo pasó una década presa. En 2014, salió en libertad.

En tanto, María Inés Cabrol, madre de Fernanda, murió en 2010 en una clínica de Buenos Aires a causa de una enfermedad terminal. Los últimos años de su vida los había dedicado a encontrar a su hija. “En cada cara de chica que veo, busco a mi hija”, dijo la mujer en su última declaración a la prensa.

Cuando se cumplieron 13 años de la desaparición de Fernanda, la misma edad que tenía ella cuando se la llevaron, un perito caligráfico confirmó que era suya la letra de una nota que encontraron en Santiago del Estero en 2004.

“Soy Fernanda estoy secuestrada por dos personas, auxilio”, había escrito la adolescente en un papel que fue encontrado por un matrimonio en Termas de Río Hondo. Esto alimentó la hipótesis de que la joven había sido captada por una red de trata. “Para mí, estaba con vida”, sostuvo el comisario Ángel Iturria, responsable de la pericia.


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.