Ediles de Crespo adhirieron al pedido de Libertador San Martín por el “Puente Blanco”

Por unanimidad, los ediles locales decidieron acompañar las gestiones administrativas que el vecino municipio realiza para la puesta en condiciones de la obra vial ubicada a la altura del Km. 19 de la Ruta 131.

El “Puente Blanco” es una obra casi emblemática del ejido de Libertador San Martín, cuyo estado de emergencia fue declarado en 2018 por los municipios de la región. A la espera de las obras que requiere, se continúa fortaleciendo el reclamo administrativo. En la tarde de este miércoles, el Concejo Deliberante de Crespo aprobó por unanimidad un proyecto en el que plasma su adhesión al fin buscado. De hecho, una copia de la Resolución recientemente sancionada será remitida a la Dirección Nacional de Vialidad con asiento en la ciudad de Paraná.

“Quien lo transite puede observar a simple vista el deterioro del Puente Blanco. Se van desprendiendo las placas que retienen las paredes calcáreas del mismo y el agua va socavando los pilotines de este puente”, dijo el concejal Carlos Pfaifer, al momento de fundamentar el instrumento que sería sometido a votación. Tras una breve referencia de la incidencia de esta infraestructura vial para toda la zona, agregó: “Vemos con importancia adherir a este pedido de acompañamiento a la Resolución emitida por el Concejo Deliberante de Libertador San Martín, para que se informe y se solicite una atención, de manera que los ciudadanos y quienes transitan por él, puedan tener una circulación correcta, evitando todo tipo de riesgos y daños de consideración”.

Ediles del Frente Crespo Nos Une y del Frente Justicialista Creer avalaron esta instancia administrativa, compartiendo los criterios de necesidad de mejora vial. En relación a ello, el bosquejo normativo al que tuvo acceso FM Estación Plus Crespo, considera: “Que el Puente Blanco, ubicado sobre Ruta Nacional Nº 131 a la altura del Km. 19, es la única vía de comunicación vehicular sobre el arroyo Ensenada, no existe otra alternativa terrestre pavimentada de corto recorrido para esta zona con la Ciudad de Diamante y la provincia de Santa Fe. Este puente fue construido en la década de 1930, lleva una larga vida brindando su servicio, que con el correr del tiempo fue sufriendo su desgaste –deterioro, por el incremento del tránsito no sólo automotor, sino del transporte de carga, motivado por el Puerto Diamante y la comunicación terrestre del Puente Victoria – Rosario y por ende, el Puerto de esa localidad-. Sin perder de vista las grandes precipitaciones y que por estar entre barrancas, genera un embudo a la masa de agua que carcome sus paredes laterales y socava los pilotines que soporta al mismo”.

La normativa indica que se visibiliza “el desplazamiento de la traza vial de unión entre la ruta y el ingreso al puente, en sentido Diamante – Libertador San Martín”.

En relación a las gestiones que buscan sostener, señala: “Pese a la inspección realizada por personal técnico del organismo vial y de algunas reparaciones llevadas a cabo, el Puente Blanco presenta un riesgo latente, y es que ante un accidente debamos lamentar victimas fatales”.


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.