River: la situación de sus rivales en la Copa Libertadores que lo tiene inquieto y atento

En Núñez miran con atención lo que ocurre con los equipos con los que comparte el grupo. Dos ya empezaron a entrenarse y el restante arranca este lunes.

El Monumental vacío por una sanción del TAS y de la Conmebol. El grito de los jugadores y de los técnicos que se oye desde todos lados. Un diluvio que amenazó con suspender el partido. El ruido nítido de la pelota chapoteando por el césped del Monumental. Ocho goles que pudieron ser diez si Ignacio Fernández y Nicolás De La Cruz hubieran acertado desde el punto del penal. Una goleada histórica que se sintió como una descarga emocional luego de que tres días antes se le escapara el torneo local y quedara en manos de Boca. Aquel 8-0 sobre Binacional el 11 de marzo en Núñez fue la última presentación futbolística de River. Una alegría por esa Copa Libertadores​ que en los últimos días despertó una inquietud por Núñez.

Horas antes de aquella aplastante demostración ante Binacional, la Organización Mundial de la Salud había declarado al COVID-19 como pandemia mundial. Un día más tarde, la Conmebol anunció la suspensión de todos sus torneos. Y al igual que el resto de la población mundial, los planteles de fútbol se confinaron en sus casas, donde cada jugador se entrenó individualmente con los trabajos que mandaban los preparadores físicos. En Argentina se continúa con esa modalidad, ya que el Gobierno y el Ministerio de Salud de la Nación aún no autorizaron la vuelta de las prácticas.

Eso recién sucederá, según confirmó hace unas semanas el presidente de la AFA, Claudio Tapia,​ cuando todo el país esté en la fase cuatro de la cuarentena. Y en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) hace unos días se retrocedió a fase uno, o uno y medio. Mientras tanto, la Conmebol tiene en este momento como fecha prevista a septiembre para el regreso de sus competencias.

Gonzalo Montiel disputa bajo la lluvia una pelota contra Yorkman Tello de Binacional. Foto: AFP.

La situación en gran parte de los países de Sudamérica es diferente a la que se da en Argentina: por eso, algunos planteles ya volvieron a entrenarse. Eso es lo que sucede con los equipos que comparten el Grupo D en la actual edición de la Copa Libertadores con River. Mientras Liga Deportiva Universitaria (Ecuador) reanudó sus trabajos el 10 de junio, San Pablo hace lo propio desde hace unos días y Binacional comienza este lunes. Además, sus respectivas ligas tienen previsto el retorno del fútbol en pocas semanas, a diferencia de lo que sucede en Argentina, donde no hay fechas confirmadas.

Ante este panorama, en River están atentos e inquietos. De hecho, el manager del club, Enzo Francescoli, lo hizo público. “Por supuesto que nos preocupa la preparación de los otros clubes sudamericanos, porque seguramente cuando se inicien las Copas no van a estar todos los equipos con la misma preparación. Por eso digo que hay que ganarle al tiempo ahora preparando los protocolos”, advirtió el uruguayo en FM 94.7. Y agregó: “Hoy no es el momento de entrenarse por las circunstancias que vivimos, pero creo que sí hay que estar preparados para hacerlo rápidamente cuando lo permita la gente que entiende”.

Si bien Marcelo Gallardo no expresó malestar por el hecho de que sus adversarios extranjeros estén practicando y hasta comentó que no se trataría de una ventaja, sino de una cuestión de salud física y mental que los jugadores pudieran entrenarse lo más rápido posible, según pudo averiguar Clarín, entre la dirigencia y el cuerpo técnico hay un diálogo acerca de qué es lo que puede pasar con la Libertadores. Y se informan acerca de qué están haciendo los otros equipos del continente.

Tan es así que antes de que se diera la reunión entre Gallardo y el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos, cuando, entre otras cosas, hablaron del tiempo que los futbolistas necesitan para prepararse antes de retomar la competencia y de cómo serían los protocolos correspondientes, Leonardo Ponzio se comunicó con Andrés D’Alessandro​ para consultarle cómo se había dado el regreso a las prácticas en Brasil.

Los días pasan y la ansiedad crece. Es que si la Libertadores vuelve en septiembre, con los protocolos adecuados y necesarios para los protagonistas del juego, los equipos argentinos van a tener menos de un mes de preparación. Y en River la idea era que llegaran a la reanudación de la Copa al menos con tres partidos del torneo local. Por eso, no sería extraño que durante esta semana salgan más voces para intentar replantear la situación del fútbol argentino.


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *