El kirchnerismo y “la juventud”

Un 25 de mayo de 2003, Néstor Kirchner llegaba a la presidencia de la Nación. Le llevaría dos años para desplazar a Duhalde del Partido Justicialista en el nivel nacional, idear la transversalidad con los radicales K e incorporar a sectores jóvenes a la política.

Luego de la crisis de 2001, las organizaciones partidistas y el sistema político sufrieron una metamorfosis. El radicalismo quedó fuertemente golpeado, no pudiendo recuperar la fuerza a nivel nacional que tuvo en el siglo pasado. El peronismo partidario se fragmentó, pero con el carácter movimientista que le generó el kirchnerismo, pudo resignificar la cultura tradicional peronista que combinada con las consignas de derechos humanos, entusiasmó a los sectores jóvenes de la población que se interesaban por la política y un gran porcentaje se incorporó a los sectores de la administración pública, muchos de ellos, en lugares claves. (Por supuesto que ser joven no es una virtud, es sólo una condición biológica pero este tema, lo abordaremos en otra ocasión).

Lo cierto es que, a 17 años de la llegada de Néstor Kirchner al poder, la política nacional sigue girando en torno a su figura y la de su esposa, Cristina. También hay que destacar que la dirigencia que se retiró y se está retirando actualmente de la política, fueron, en cierto sentido, desplazados por el kirchnerismo. Como bien escribió Beatriz Sarlo en una columna de perfil: los Duhalde, Barrionuevo, Reutemann, y otros dirigentes que, años atrás podían influir en decisiones del peronismo, hoy ya no tienen esa capacidad. El propio Presidente Alberto Fernández es producto de esa fuerza política que se nacionalizó

después de la crisis del 2001 y que, aún hoy, representa una gran parte de la Argentina.

Los últimos estudios de la opinión publica y trabajos sociológicos demuestran que los sectores jóvenes son los que más se identifican con la fuerza oficial y tienen una opinión favorable a los gobiernos kirchneristas. El reloj biológico también juega en política y es letal. Se esperan en los próximos tiempos grandes cambios generacionales.

En un momento de alta incertidumbre como el que nos toca vivir y en el que gobierna el peronismo, es necesario observar atentamente qué recambio dirigencial se da en esta nueva normalidad. Será clave para el futuro de la República.

 

Nota del Escritor y Politólogo Nicolás Loza Para Neo Net Music


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.