Por la inflación, la Argentina prepara el lanzamiento del billete de $5.000

El Banco Central analiza lanzar un nuevo billete de mayor denominación. Sería un cambio inminente para racionalizar los tiempos de la emisión monetaria.

Desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el gobierno nacional aceleró la emisión monetaria para cumplir con los compromisos de asistencia anunciados a empresas y trabajadores.

Esto hizo que entre el 30 de marzo y el 15 de abril sin ir más lejos, la base monetaria -equivalente a todo el dinero en efectivo en poder del público más el depositado en bancos y en la cuenta corriente de las entidades financieras en el Banco Central- creciera unos $413.500 millones, poco más del 20%, hasta alcanzar los $2.438.830 millones.

El impacto de esa decisión en los precios todavía no se vio debido a que la demanda de bienes y servicios se encuentra deprimida por la cuarentena obligatoria de la cual recién algunas provincias comenzarán a salir esta semana.

Alentado por esa situación y apremiado por la necesidad de hacer frente a la emergencia el Gobierno estaría considerando imprimir un nuevo billete de 5000 (cinco mil) pesos, para acelerar los tiempos de la emisión y efectivizarla.

Así lo insinuó el domingo el periodista Horacio Verbitsky, reconocido por su llegada al actual gobierno y al poder político del kirchnerismo. En su sitio web “El cohete a la luna”, el también abogado publicó el domingo que se imprimirán billetes de 5000 pesos argentinos.

Al explicar los anuncios que hizo el presidente Alberto Fernández en conferencia de prensa el pasado viernes (en foto) –flanqueado por el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof- el Primer Mandatario extendió el aislamiento obligatorio hasta el 24 de mayo.

Luego, al abrirse preguntas a la audiencia de periodistas acreditados para la conferencia en la Residencia de Olivos, el Presidente declinó responder el cuestionamiento de la agencia Bloomberg sobre la emisión monetaria.

“Se lo veía enojado cuando les dijo que ‘no mientan más’, porque las mentiras lo cansan a él y a la gente. Lo que no dijo es que la inflación se está desacelerando, como consecuencia de la brusca reducción de la demanda y el consumo, lo cual animó al gobierno a preparar el lanzamiento de un billete de 5.000 pesos, que racionalizaría los tiempos de la emisión monetaria, que desde hace dos meses impide un colapso de la economía por hipovolemia de la circulación de bienes y servicios”, describió Verbitsky el domingo en una extensa nota.

El periodista destacó además que el Presidente evadió la pregunta para no someterse a presiones de empresas y socios mediáticos que empujan por terminar con la cuarentena, ofrecer una mejor oferta a los bonistas del exterior, entre otras medidas que van en contra de la política que viene desarrollando el Gobierno desde el 10 de diciembre del año pasado.

“Sin la menor inquietud por la congruencia lógica, AEA, IDEA, las cámaras menores que danzan a su alrededor como la UIA y los guacamayos mediáticos que les hacen eco, quieren al mismo tiempo que el gobierno mejore la oferta a los acreedores externos (muchos son ellos mismos, disfrazados con barbijo y farfullando en inglés), reduzca retenciones, pague los sueldos de sus trabajadores y detenga la emisión monetaria. Sería más sincero que le dijeran sin vueltas: ‘Pegate un tiro’. Fernández no está dispuesto”, escribió Verbitsky.

Desde hace tiempo además que la impresión de billetes de cinco mil y dos mil pesos es algo que están evaluando las autoridades para eficientizar también el uso del papel moneda y la llegada de billetes desde la Casa de la Moneda al Tesoro en este momento inédito en la historia a nivel mundial.

Impresión de nuevos billetes

Vale la pena recordar que el billete de mayor denominación en la Argentina hasta el momento es el de mil pesos. El mismo lleva la figura de un hornero y comenzó a circular a fines de 2017.

Antes de eso el gobierno de Mauricio Macri había sacado de circulación los papeles de dos pesos para reemplazarlo solo con monedas, y comenzado a imprimir los de quinientos, que vieron la luz con la imagen de un yaguareté en junio de 2016.

El segundo billete que lanzó el macrismo fue el de la ballena franca austral de doscientos pesos en octubre de 2016.

En la misma línea con estas medidas y con la presión que ejerce la inflación en la economía argentina, el año pasado el gobierno nacional sacó de circulación los billetes de cinco pesos.

 

 

Nota con información de IProfesional


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo click en la imagen


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo click en la imagen


Sumate a nuestra Fan Page en Facebook haciendo click en la imagen


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *