);
Neo Net Music

En la Casa Rosada primó la orden de evitar los comentarios

Ninguno de los funcionarios que no participa de la gira presidencial quiso decir nada por la muerte del magistrado, mientras desde Juntos por el Cambio se emitió un comunicado oficial.

“Sin comentarios”, era la frase más utilizada en Casa Rosada ante la requisitoria por conocer alguna declaración oficial sobre el fallecimiento del juez federal Claudio Bonadio, que investigó en distintas causas a Cristina Kirchner -que se consideró “perseguida” judicialmente por estos procesos- pero también fue autor de la instrucción de la Tragedia de Once muy valorada por los familiares de las víctimas de aquél accidente ferroviario.

La muerte del juez Bonadio fue un tema de charlas pero sólo por lo bajo en el palacio gubernamental. Hasta último momento se especuló que sería el propio presidente Alberto Fernández, desde España, quien hiciera referencia a la muerte del también ex funcionario menemista. Estaba claro que la “orden” era que nadie emitiera opinión oficial en el palacio de gobierno.

En el ministerio del Interior, donde gobierna el camporista Wado de Pedro, desde temprano afrontaron una capacitación de género provista por la ministra del área, Eli Gómez Alcorta y otras funcionarias. Luego el ex secretario general de la gestión cristinista llevó a cabo una recorrida por el Museo del Inmigrante, en el barrio de Retiro, al conmemorarse un nuevo aniversario de la creación de la Dirección Nacional de Migraciones.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, almorzó con el gobernador tucumano, Juan Manzur, con quien mantuvo “charlas políticas” pero ambos prefirieron no realizar declaraciones sobre el tema en cuestión.

Por la tarde el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, ofreció una conferencia de prensa para anunciar la estatización de cinco corredores viales. Sólo hizo referencia a la decisión del Ejecutivo, con fuertes críticas a la administración macrista y a las auditorías en marcha que intentan rastrear el destino de millonarios subsidios.

El pasado lunes por la tarde apareció por los pasillos de Casa Rosada el abogado de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, que ante la consulta de este diario indicó que venía de reunirse con el ministro de Pedro. Fue la segunda visita a Balcarce 50 en una semana del reconocido penalista: el miércoles anterior había almorzado con el presidente Alberto Fernández. Ante la consulta de este medio sobre si pensaba sumarse al gobierno, respondió, con tono jocoso, que “seguiré en la actividad privada”. Lo cierto es que hay varios referentes de la oposición que ven a Beraldi como posible candidato del oficialismo a ocupar un nuevo sillón en la Corte Suprema de Justicia.

También está en marcha una reforma de la justicia federal: en las últimas horas la ministra de Justicia, Marcelo Losardo, adelantó que en marzo podría girarse el proyecto al Parlamento. El oficialismo busca quitar peso a los jueces de Comodoro Py, de los que formaba parte Bonadío, ampliar los fueros y ocupar los juzgados vacantes para que no haya demasiadas subrogancias. Fue un dato político que la funcionaria haya sido parte de la comitiva oficial que visitó al Papa Francisco la semana pasada habida cuenta de las recientes críticas del Sumo Pontífice a las denominadas causas de “lawfare” (persecución contra líderes populistas).

Desde Juntos por el Cambio, en tanto, enviaron un rápido mensaje en el que los cuatro referentes de la fuerza, Patricia Bullrich, Maximiliano Ferraro, Alfredo Cornejo y Miguel Pichetto, “lamentaron” el fallecimiento del magistrado y en que reclamaron que las “causas que él llevaba adelante sigan el ritmo que los judiciables precisan para que la justicia llegue a tiempo y sea verdaderamente justicia”.


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo Click Aquí

A %d blogueros les gusta esto: