);
Neo Net Music

Condenan a 14 años de prisión a Fabbro por “abuso sexual gravemente ultrajante”

El futbolista Jonathan Fabbro fue condenado a 14 años de cárcel por el delito de abuso con acceso carnal agravado y corrupción de menores de su propia ahijada, por cinco ataques que ocurrieron durante 5 años, desde que la menor tenía seis hasta sus 11 años de edad, con tocamientos y eyaculaciones en la boca de la niña descriptos por la propia víctima. Fabbro no estuvo presente durante el veredicto, ni tampoco su novia, Larissa Riquelme.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°12 condenó al futbolista Jonathan Fabbro a 14 años de cárcel por el delito de abuso con acceso carnal agravado y corrupción de menores de su propia ahijada, con una imputación original de cinco ataques que ocurrieron durante 5 años, desde que la menor tenía seis hasta sus once años de edad, con tocamientos y eyaculaciones en la boca de la niña descriptos por la propia víctima.

Fabbro, que se negó a estar en la sala al momento de la sentencia, llegó al juicio tras ser capturado por Interpol en un hotel de Cholula, México, donde jugó con su último equipo, el Lobos de Puebla. Su novia, Larissa Riquelme, tampoco estuvo en la sala: según publica Infobae, esperó la sentencia en una sala contigua, lloró al conocer el fallo y gritó: “Puta Justicia”.

Gastón Marano, abogado querellante que impulsó la causa, había pedido 24 años, en tanto, Gustavo Gerlero, el fiscal de juicio, había pedido 12 tras oponerse en diciembre pasado a que Fabbro sea excarcelado.

La Justicia consideró a Fabbro como “autor del delito abuso sexual gravemente ultrajante en 5 oportunidades”, uno agravado por guarda de la menor. La pena impuesta vencerá el 19 de diciembre de 2031.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°12, integrado por los por los jueces Luis Oscar Márquez, Claudia Moscato y Darío Medina, dictó la pena tras un proceso de cuatro audiencias y un expediente de nueve cuerpos y más de 1700 fojas.

En su indagatoria, Fabbro había deslizado que se trataba de una acusación falaz por dinero, ya que el padre de la chica había trabajado para él, y de posibles trolls, supuestos fans de él, que le chateaban a la niña para extraer información que lo beneficiara. Incluso habló del tamaño de su pene, que cómo podía ser que la víctima no lo hubiera mencionado.

Pero las valoraciones a las pericias psicológicas en el Cuerpo Médico Forense realizadas a la nena descartaron elementos de fabulación y hablaron de elementos compatibles con la acusación.

El caso se inició con la denuncia de la madre de la menor, quién relató a su familia los abusos a los que habría sido sometida luego de que un hermano, también menor de edad, leyera en su celular una comunicación de whatsapp que habría mantenido la niña con Fabbro, que es su padrino.

Fue recién en ese momento, ante la insistencia de las preguntas, que la menor se quebró y confesó “toqueteos, penetraciones y eyaculaciones orales” por parte de quien era su padrino.


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo Click Aquí

A %d blogueros les gusta esto: