);
Neo Net Music

San Juan: Detuvieron a siete policías que golpearon a un joven en una comisaría

Los oficiales arrestaron a la víctima porque se negó a firmar un acta contravencional en Pocito, al sur de la capital provincial.

Mauricio Ontiveros quedó detenido en junio de este año por una infracción de tránsito y denunció haber sido atacado por los policías de la comisaría Séptima de Pocito, a 18 kilómetros de la Ciudad de San Juan, porque se negó a firmar el acta contravencional.

Ontiveros, de 25 años, denunció el episodio y casi dos meses más tarde se ordenó la detención de cinco efectivos de la Seccional Séptima de Pocito y dos del Comando Sur, informó el sitio El Tiempo de San Juan.

El episodio ocurrió pasadas las 18 del 20 de junio, cuando Ontiveros manejaba el auto de su papá por la calle Uriburu, cerca de Villa Aberastain, informó el Canal 13 de San Juan.

Una patrulla detuvo al muchacho y le pidió sus documentos y los del auto, y como él no tenía la cédula verde correpondiente lo hicieron bajar del vehículo, lo esposaron y lo llevaron a la comisaría.

“Una vez que entro me tienen en una mesa de entrada, empiezan a llenar un acta, y me dicen que me levante y prepotentemente me dicen que vaya a firmar la planilla. Yo les dije ‘no sé lo que hay ahí, no voy a firmar nada’. Entonces un policía me da una cachetada”, relató el muchacho.

Ese fue el principio de una golpiza entre al menos tres policías contra el hombre, que seguía esposado con sus manos detrás de la espalda.

El resto del personal de la comisaría no intervino en el episodio sino que desapareció convenientemente de la vista de Ontiveros. “No sé sus nombres pero los he visto en la seccional”, comentó la víctima sobre sus atacantes.

“Al no querer firmar se pusieron a darme golpes de puño en lo que sería la oficina de entrada. Mientras uno me tenía, el otro me daba rodillazos, y otro, golpes de puño. Cuando caigo al piso siento algo muy fuerte en la oreja, que calculo que debe ser la punta del botín de acero”, relató.

El joven quedó temporalmente sordo de un oído y al día siguiente todavía le salía “un líquido” de la oreja afectada. “Yo como ciudadano tengo derecho a no firmar”, sostuvo el joven tras hacer la denuncia en la Central de Policías y en la Subsecretaría de Control y Gestión Policial.

“Me podrían haber pegado mal, o se les podría haber ido la mano, y podría haber quedado todo ahí”, expresó.

Ontiveros denunció el episodio no sólo en la policía sino también ante la Justicia, por lo que el juez Pablo Flores inspeccionó un informe médico, el testimonio del muchacho y los videos de la comisaría para ordenar la detención de los policías.

El responsable de la Dirección de Investigaciones de la Subsecretaria de Control de Gestión, Horacio Lucero, informó que “las detenciones se ordenaron a partir de que el jefe de la comisaría entregó los videos de las cámaras de seguridad de la dependencia”.

Las cámaras registraron “cómo los efectivos agreden al ciudadano en un pasillo y luego dentro del calabozo donde fue alojado”, según Lucero, por lo que además de la causa judicial existe “un sumario administrativo y están presos en la Central de Policía”.


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo Click Aquí

A %d blogueros les gusta esto: