);
Neo Net Music

Crean lentes con inteligencia artificial, no necesitan cables y no van a ser tan caros

El cine lo anticipó y un grupo de ingenieros de la Universidad de Wisconsin-Madison lo creo: anteojos con inteligencia artificial, capaces de reconocer figuras, caras humanas, actualizar datos y corregir errores en el momento. Fabricados solo a partir de vidrio, sin ningún circuito eléctrico. ¿Estamos ante una nueva tecnología que cambiará?.

Un equipo de ingenieros de la Universidad de Wisconsin-Madison, liderados por Zongfu Yu, idearon un método para crear piezas de vidrio “inteligente” capaz de reconocer imágenes sin necesidad de sensores, circuitos o fuentes de energía. Al estar fabricados solo con vidrio, prometen una nueva oleada de productos que incorporen esta tecnología a un costo accesible.

Para llevar adelante esta investigación, publicada en la revista Photonics Research, necesitaban desarrollar un prototipo. Se trata de unos lentes, que a simple vista parecen completamente normales.

“Estamos utilizando la óptica para condensar la configuración normal de cámaras, sensores y redes neuronales profundas en una única pieza fina de cristal”- explica Yu en un comunicado- “Esto es completamente diferente al método típico para lograr visión artificial. Podríamos usar el vidrio como un candado biométrico, sintonizado para reconocer el rostro de una única persona. Una vez construido, duraría indefinidamente y sin necesidad de electricidad o de Internet, lo que significa que podríamos mantener algo seguro incluso después de miles de años”.

Actualmente, esa clase de comprobaciones de seguridad consumen una cantidad considerable de batería y de capacidad de procesamiento que podrían empezar a ahorrarse, abriendo así nuevas fronteras para la electrónica de baja potencia.

Además, funciona literalmente a la velocidad de la luz, porque el vidrio distingue entre diferentes imágenes al distorsionar las ondas de luz.

“El verdadero poder de esta tecnología – señala Ming Yuan, coautor del estudio – radica en su capacidad para manejar tareas de clasificación mucho más complejas al instante sin ningún consumo de energía. Estas tareas son la clave para crear inteligencia artificial: enseñar a los vehículos sin conductor a reconocer una señal de tráfico, a permitir el control de voz en dispositivos de consumo, entre muchos otros ejemplos”.

La manipulación de la luz es la clave del asunto, a través de diferentes técnicas se puede prescindir de las redes neuronales y enseñarle a un material analógico a diferencias entre una serie de imágenes.

Dentro del vidrio se encuentran pequeñas burbujas e impurezas de materiales capaces de absorber la luz, en diferentes formas y tamaños, pero situados estratégicamente para distorsionar la luz y dirigirla hasta concentrarla en un punto específico del extremo contrario que actuaría como indicador.

El entrenamiento que reciben las piezas es a prueba y error: a través de un proceso largo y computacionalmente complejo, los científicos varían constantemente la disposición de las burbujas e impurezas hasta obtener el resultado buscado.

Los creadores fueron aún más allá y lograron que el prototipo actualice en tiempo real sus resultados.

Esta nueva tecnología dará lugar a nuevas invenciones que prometen ser muy rentables (al estar fabricados de un material económico y fácil de manipular), y aunque aún este en desarrollo y dando sus primeros pasos, no tardará mucho en estar presente en nuestros objetos de uso cotidiano.


Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo Click Aquí

A %d blogueros les gusta esto: