Río Negro elige a su próximo gobernador

Arabela Carreras, candidata del actual gobernador Alberto Weretilneck, junto con el kirchnerista Martín Soria, son los que más chances tienen de triunfar. La radical Lorena Matzen., de Cambiemos, aparece en tercer lugar en la previa. Hay siete fórmulas en total.

Las urnas definen en Río Negro si sigue en el poder el peronismo del gobernador Alberto Weretilneck o si se le da una chance al kirchnerismo, mientras que la opción de Cambiemos aparece, en la previa, en tercer lugar. Más de 500.000 ciudadanos están llamados a las urnas: los candidatos con más chances son Arabela Carreras, quien representa al actual gobernador, el kirchnerista Martín Soria y la radical Lorena Matzen.

Weretilneck no pudo ser candidato por un fallo de la Corte Suprema de la Nación, que consideró que iba por una segunda reelección, lo que está prohibido por la Constitución provincial, y por eso debió designar como postulante a Carreras, su ministra de Turismo, sobre el filo del cierre de las listas. Así, este espacio político, llamado Juntos Somos Río Negro, estará representado por la fórmula Carreras-Alejandro Palmieri; el kirchnerismo (Frente para la Victoria) tendrá su binomio liderado por Soria -hijo del ex gobernador Carlos Soria, quien fuera asesinado por su esposa, Susana Freydoz, en 2012- y completado por Magdalena Odarda. En tanto, Cambiemos presenta su fórmula compuesta por Matzen y Flavia Boschi, esta última del PRO.

Más allá de las tres fórmulas más competitivas, también se presentan el Frente de Izquierda y los Trabajadores (Norma Dardik), el Movimiento al Socialismo (Aurelio Vázquez), el Movimiento Socialista de los Trabajadores (Jorge Paulic) y el partido Unión y LIbertad (Rubén Ali Yauhar).

Macri y Cristina, atentos

Los comicios de Río Negro son observados con atención desde la Casa de Gobierno. En la previa, la candidata del gobierno nacional aparece en los sondeos en tercer lugar. Esto representaría para Cambiemos la segunda elección provincial donde queda en la tercera ubicación, ya que en Neuquén se impuso el Movimiento Popular Neuquino (MPN) -el histórico partido provincial-, segundo fue el kirchnerismo y Cambiemos quedó tercero y con apenas el 15% de los votos.

En la Rosada advierten que los comicios patagónicos no deben ser tomados en cuenta como referencia nacional por la baja incidencia que los votos de estas provincias tienen en el total de la Nación. Sin embargo, la sucesión de distritos donde el PRO es rechazado como opción electoral no sienta buen precedente para la estrategia electoral de Macri rumbo a las primarias y a las generales.

Por su lado, el gobernador Weretilneck basó su campaña en que los rionegrinos prioricen los asuntos de la provincia, para que la elección no se nacionalice. Su gestión es valorada aceptablemente, a pesar de que no logró solucionar los bajos rendimientos del sector frutícola, principal motor de la economía rionegrina a partir de la producción en el Alto Valle.

Los comicios no sólo preocupan a Mauricio Macri. Del lado de Cristina Kirchner también necesitan un triunfo provincial y por eso están en alerta. Es que si no se impone Soria, estarán frente a otra elección donde el kirchnerismo sale segundo, postergado nuevamente por una opción de neto perfil provincial.


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo Click Aquí

La imagen puede contener: una o varias personas

Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo Click Aquí

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Comunícate con nosotros
A %d blogueros les gusta esto: