La mitad de la provincia de Corrientes es pobre

El informe del INDEC sobre la pobreza y la indigencia en el segundo semestre de 2018 ubica a Corrientes como la provincia más pobre del país con el 49,3 % de personas que no tiene para cubrir la canasta básica alimentaria.

El informe que dio a conocer hoy el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) muestra la manera en que creció la pobreza y la indigencia en la Argentina y dentro de los aglomerados del interior, Corrientes encabeza el ránking con el 49,3% de personas que viven en la pobreza.

En todo el país, en el segundo semestre de 2018 el porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza es del 23,4%; estos comprenden el 32% de las personas. Dentro de este conjunto se distingue un 4,8% de hogares indigentes que incluyen el 6,7% de las personas.

Los indicadores mencionados registran una suba de la pobreza y la indigencia con respecto al primer semestre de 2018 y también respecto de los consignados en el segundo semestre de 2017. Los resultados provienen de la información de la Encuesta Permanente de Hogares y la valorización de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total.

La cifra del segundo semestre de 2018 es la más alta desde que Mauricio Macri asumió la presidencia. El Indec bajo la nueva administración retomó hacia fines de 2016 las mediciones de pobreza y registró que ese año el porcentaje había sido de 30,3%. Un año más tarde retrocedió a 25,7%.

De acuerdo al informe del organismo estadístico, hacia fines de 2018 la cantidad de personas que no llegan a cubrir la canasta básica fue de 8,9 millones de personas. Un año antes ese número era de 7 millones. La diferencia, así, es de 1,9 millones pero como la medición oficial cubre solo al 62% de la población, al extender los porcentajes de pobreza e indigencia a toda la población argentina, el número final de nuevos pobres e indigentes asciende a 2.978.000.

La crisis económica de 2018, que incluyó una fuerte devaluación del peso y una escalada inflacionaria provocó que los ingresos de las familias pierdan poder de compra. La canasta básica total y alimentaria, que define las líneas de pobreza e indigencia respectivamente se elevaron más rápido que la actualización de las remuneraciones y eso empujó a casi 3 millones de personas por debajo esos índices.

La indigencia, es decir las personas que ni siquiera llegan a cubrir con sus ingresos las necesidades alimentarias, también tuvo un repunte considerable durante la segunda mitad del año: llegó a 6,7% por lo que en todo el país ya hay unos 3 millones de indigentes.

Pobres

 

Nota con información de Diario Epoca (Corrientes) 


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo Click Aquí

La imagen puede contener: una o varias personas

Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo Click Aquí

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Comunícate con nosotros
A %d blogueros les gusta esto: