Un nuevo Concorde estaría en camino

El hombre siempre soñó volar. Trató de hacerlo de todas las formas posibles. Cuando tuvo éxito, entonces quiso hacerlo cada vez más rápido volar muy rápido hasta la velocidad del sonido. Pero a costa de las leyes de la física, apalancados por la oferta y la demanda.

Pasaron más de 15 años desde que el avión británico-francés, Concorde, realizó el último vuelo comercial. Pero el sueño sigue vivo. Entre los inagotables pensadores está Blake Scholl, ex empleado de Amazon quien tenía 23 años cuando el Concorde pasó a la historia.

Ahora, Scholl, quien inició el grupo de publicidad automatizada de Amazon, se convirtió en un exitoso empresario de tecnología, aplica su experiencia comercial para recuperar su sueño con la tecnología Boom de la empresa, y hacerlo asequible, o al menos lo suficientemente accesible para ser rentable.

Puede parecer un mercado difícil, con asientos de primera clase extremadamente caros que dan paso a servicios de clase empresarial más modestos. Pero en una economía global, Scholl está apostando a que la gente pagará ese lujo más limitado: el tiempo.

Los vuelos supersónicos serán tentadores

Londres / Nueva York en poco más de tres horas. San Francisco / Tokio en menos de seis. No es una fantasía, es la misión de un empresario que trabaja para crear una flota de aviones supersónicos. Pero, realmente, ¿vale la pena tomar una iniciativa de estas dimensiones?

Veamos los números del Concorde una maravilla tecnológica que terminó accidentado e insostenible

1,225 km / h la velocidad del sonido a nivel del mar a 59 con 15 ℃ de temperatura.

Se fabricaron 20 en total.

Un empresario, Fred Finn, voló 718 veces con ellos.

Un total de 2.5 millones pasajeros disfrutaron la máquina del consorcio europeo.52:59: la velocidad récord de Concorde para un vuelo a través del Atlántico, desde Nueva York a Londres

La estructura del avión se expandió por el calor a Mach 2 (el doble de la velocidad del sonido) de 12.7 cm – 30.5 cm: en su estructura

Por asiento consumía casi una tonelada de combustible

Sin embargo una nueva clase de tecnología disruptiva está emergiendo en el crepúsculo de la revolución digital. que llevará nuestras experiencias más allá de nuestra realidad actual y volverá a imaginar industrias enteras.

En este marco¿el hombre podrá, como lo hizo con el Concorde, encontrar una nueva velocidad del sonido?¿Cuál será ese valor, desde allí podremos hablar de un boom sónico?

Por la dudas, antes que todo pase más rápido de lo conocido, recordemos que el sonido viaja más rápido en el aire denso, por lo que la velocidad del sonido es mayor en elevaciones más bajas.

Pero volvamos a Scholl, el ex Amazon. Propone refundar los vuelos ultra rápidos con una nave llamada, Overture, que podría desplazarse a 1062 Km/h a 60.000 pies.

Así la máquina se transformaría en el nuevo Concorde de este siglo. Claro nadie se anima a calcular el costo de un pasaje ni si será perdurable en el tiempo como su antecesor francés.

A todo esto queda pendiente el «auge sónico» que se creará cuando un objeto viaje a la velocidad del sonido o más rápido que él, porque las ondas de presión de aire que crea el movimiento, que viajan a la velocidad del sonido, ya no se opondrán. Una duda que muy posiblemente se resuelva durante esta década. Otra más terrenal, ¿Cuánto costará el JP1?


Sumate a nuestro canal de WhatsApp haciendo Click Aquí

La imagen puede contener: una o varias personas

Sumate a nuestro canal de Telegram haciendo Click Aquí

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: