Vidal cree que está pagando el costo de la crisis “sin comerla y sin beberla”

La gobernadora bonaerense se puso a tono con las internas en Cambiemos por el costo político de la crisis económica en el que se encuentra el país y que pesará sobre la espalda de los integrantes del oficialismo. Según entienden puertas adentro, la situación llegó a este punto por las malas decisiones de la mesa chica de la Casa Rosada.

La tensión entre integrantes clave de Cambiemos subió de tono tras la media sanción del Presupuesto 2019 en la Cámara de Diputados. Desde la gobernación bonaerense entienden que la principal figura política del país, María Eugenia Vidal, se está pagando un costo político innecesario por errores que se cometieron desde la administración nacional.

El primer turno lo tuvo el ministro de Gobierno bonaerense Joaquín de la Torre, quien disparó contra el ministro del Interio Rogelio Frigerio: “No es razonable que el dinero que generan los bonaerenses se reparta entre los gobernadores”.

“Es un error político dejar a la provincia con menos dinero del que corresponde. La mayoría de la plata que pagan los bonae renses se va al resto de las provincias. No es razonable que al dinero que generan los bonaerenses lo reparta el ministro del Interior con los gobernadores a espaldas de la provincia”, fue todo lo que dijo el pasado martes 23/10 y no se necesitó más para que estallaran los teléfonos y grupos de WhatsApp del oficialismo.

Según el periodista de La Nación Carlos Pagni: “El gobierno logró un presupuesto pactado con el peronismo acuerdista, no kirchnerista. Es un presupuesto deseñado en gran parte por el peronismo que pone la carga del costo presupuestario de los recortes sobre el estado nacional y los distritos gobernados por Cambiemos, sobre todo, en provincia de Buenos Aires y Capital Federal. No se trató la actualización del fondo del conurbano: esto es motivo de enojo de María Eugenia Vidal con Macri. En la intimidad, Vidal se queja de que Macri le sacó plata de lo que le había dado el año pasado cuando se discutió la reforma jubilatoria”.

Así las cosas, Macri y Gabinete salió al cruce de las filtraciones del vidalismo. En este sentido, siguió Pagni: “El gobierno explica que en realidad la salvaron de entregar toda la plata que hubiera tenido que entregar si a la provincia de Buenos Aires se la hubiera tratado como una provincia más. Creo que la gobernadora tiene derecho a estar enojada porque venía con una carrera fenomenal y ahora los números castigan a todo Cambiemos y cayó la imagen de la gestión. La gestión de María Eugenia Vidal es más negativa que positiva, con un 52% de imagen negativa. Además, la siento con más frustración porque no tuvo mucho que ver, porque el gobierno no abre mucho el juego a la deliberación”.

Lo que la mandataria provincial reclamaba eran $19.000 millones extra en concepto de actualización del fondo del conurbano. D esde la administración central advierten que no cuentan con esa cantidad de dinero.

La diputada nacional por Provincia de Buenos Graciela Camaño (Frente Renovador) advirtió el plena sesión de la Cámara baja: “¿Cuál es la estrategia de desarrollo nacional? ¿Cuáles son las fuentes de riqueza que nos permitan crecer, además de ajustar? ¿Para qué quieren seguir teniendo estrategia y pensar en cuatro años más de gobierno? La verdad, el globito amarillo se les pinchó. A mi provincia, donde yo vivo, este Presupuesto le está robando 20.000 millones de pesos, porque le han licuado la inflación”.

“No hay un metro de agua o cloaca nuevo, ¿qué carajo quieren, que estalle el Conurbano?”, arremetió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *