Claudio Bonadio se desprendió de una parte del caso de los cuadernos de la coimas

Otro juez deberá investigar a Máximo Kirchner y a otros acusados por el dinero que pagaron empresarios para las campañas del kirchnerismo.

El juez Claudio Bonadio envió a sorteo para que otro magistrado investigue la derivación del Caso de los Cuadernos que involucra al diputado nacional por el Frente para la Victoria Máximo Kirchner, a otros integrantes de la organización kirchnerista La Cámpora, y a otros imputados.

El juez, según informaron fuentes judiciales, tomó esa determinación luego de completar las indagatorias de Kirchner, los diputados nacionales por el Frente para la Victoria Eduardo de Pedro y Andrés Larroque, el ex secretario de Justicia Julián Álvarez y el legislador provincial por el Frente Amplio Justicialista de Buenos Aires José Ottavis, entre otros imputados en la causa.

Bonadio había llamado a indagatoria a los dirigentes de La Cámpora después de la declaración como arrepentido del ex secretario de Obras Públicas José López. El ex funcionario que tiró bolsos con nueve millones de dólares en un convento confesó ante Carlos Stornelli, fiscal del Caso Cuadernos, haber recaudado dinero negro proveniente de empresarios de obras públicas.

López también había nombrado a dos ex intendentes bonaerenses como parte de las personas que recibieron el dinero recaudado. El ex secretario de Obras Públicas había situado a Ricardo Ivoskus (San Martín) y Enrique “Japonés” García (Vicente López) en una reunión donde se pidieron fondos para la campaña de 2013.

En ese mismo grupo Bonadio colocó al empresario kirchnerista de medios de comunicación Sergio Bartolomé Szpolski, quien fue indagado en la causa. Szpolski apareció en anotaciones que hizo Martín Larraburu, ex el secretario privado del ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, como receptor de dinero para campañas electorales.

Máximo Kirchner, esta semana tras declarar en Comodoro Py. Será juzgado por un nuevo magistrado (Foto: Adrián Escandar)

Varios de los dirigentes de La Cámpora habían recusado al juez Bonadio, quien ayer decidió que el capítulo de los fondos derivados a agrupaciones kircheristas debe ser investigado por otro magistrado federal.

López había hablado en su declaración como arrepentido de la organización política que dirige el hijo de la ex presidente Cristina Fernández de Kichner. En su declaración también aparecen nombrados el ex presidente Néstor Kirchner, su ex secretario privado Daniel Muñoz, el ex ministro de Planificación Julio De Vido, su ex secretario José María Olazagasti y el ex ministro de Economía y diputado nacional por el Frente para la Victoria Axel Kicillof.

López: “En el año 2015, faltaban dos días para un acto y movilización en Plaza de Mayo y me pide una reunión el Cuervo Larroque y me dice que necesitaba para el día siguiente cinco millones de pesos. Le dije que no tenía que hablar conmigo sino con De Pedro, se fue enojado, yo inmediatamente pedí una reunión con De Vido y me dijo que había hecho bien. A través de José María Olazagasti le pasábamos financiamiento a De Pedro. De Vido decía que teníamos que seguir la relación con él porque tenía buena relación con un sector de la justicia, me refiero a Justicia Legítima, según me decía De Vido”.

Y agregó: “Con relación al financiamiento de La Cámpora puedo aportar que conmigo y con el resto de los viejos que teníamos relación con Muñoz y Néstor, nos veían como la escoria. Desconozco si De Pedro conocía el sistema de recaudación. La organización de La Cámpora era atípica, Larroque, Julián Álvarez, y De Pedro tenían peso, Máximo lo manejaba más con el teléfono y Axel Kicillof si bien estaba dentro del grupo lo veían como un técnico, pero tenía mucha más llegada a Cristina”.

Cuando declaró en indagatoria ante Bonadio, López amplió lo que había dicho: “En relación a La Cámpora, que De Vido me dijo que ‘hiciste bien porque nosotros estamos financiando a De Pedro’. Ellos no eran líneas opuestas dentro de La Cámpora, pero tenían diferente relación con Máximo. Máximo tenía más afinidad con Wado, que con el Cuervo. El financiamiento de De Pedro era general, no para un distrito en particular. De Vido me dijo que De Pedro tenía más relaciones con la gente de Justicia Legítima. Desconozco si De Pedro a su vez financiaba a Justicia Legítima. La relación de Julio era con Wado. El que se relacionaba con el resto de La Cámpora era José Olazagasti. Respecto a que nos veían como “escoria” y sí había financiamiento de Planificación a La Cámpora, manifestó que estuve en una reunión con De Vido y llegó Olazagasti y comentó que sí había financiamiento a “los chicos de la Cámpora”, que eran Wado, Larroque, Julián Álvarez, Ottavis. Máximo lideraba todo pero estaba mucho en Santa Cruz, venía esporádicamente a Capital. Ottavis viajaba a verlo a Santa Cruz. Máximo estaba al tanto de todo el funcionamiento de La Cámpora, y hablaba diariamente varias veces con su madre por este tema”.

Según explicaron a Infobae fuentes judiciales, en el caso iniciado por las anotaciones del chofer Oscar Centeno se investiga a quienes pagaron y a quienes recibieron coimas y formaron una asociación ilícita que -según Bonadio- encabezaron Néstor y Cristina Kirchner. Y que el relato de López y Larraburu sobre los aportes de dinero para La Cámpora podría ser considerado una infracción de tipo electoral. Por eso, esa parte del caso fue enviada por Bonadio para que se sortee un nuevo juez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *