La historia del hombre que se cruzó con la familia del asesino de su padre 20 años después

En 1998 un trabajador fue ultimado en Buenos Aires. Su hijo fundó una ONG y se encontró con la familia del delincuente cuando repartía ropa.

En 1998 un asalto al voleo en el distrito bonaerense de Ensenada terminó con la víctima muerta de un tiro en la cara. El fallecido era Oscar Pérez (60), un repartidor de golosinas que estaba a punto de jubilarse. 20 años más tarde, la vida volvió a cruzar en una particular situación al hijo del hombre asesinado con la familia del joven que le disparó a sangre fría a su padre.

El 21 de julio, Oscar Pérez fue ultimado en la localidad de El Dique cuando estaba dejando un pedido en un negocio. El trabajador fue sorprendido por un joven que le quitó la billetera y, pese a que no resistió, el delincuente antes de huir le disparó en la cara y lo mató.

Ese día, al familia Pérez quedó marcada de por vida. Pese esta terrible situación, Pablo Pérez, hijo del comerciante asesinado continuó con su vida y fundó “La Plata Solidaria”, una ONG que con la organiza colectas para luego llevar a los barrios más vulnerables, según publica Crónica.

Es así que Pablo volvió a cruzarse con la familia del joven que les arruinó la vida. El martes pasado, cuando se encontraba con su camioneta repartiendo donaciones en El Dique, Pablo enseguida se dio cuenta que estaba en la cuadra donde veinte años antes habían ultimado a su padre.

Estaba en ese lugar para llevar donaciones a una familia. Se contactó con la mujer vía Whatsapp para avisarle que ya había llegado y el apellido le resultó familiar. “Era demasiada casualidad”, pero no dijo nada, detalla ese medio.

Pablo entregó la ayuda y se fue. Pero a los pocos metros decidió escribirle a la mujer. “¿Por casualidad sos algo de Javier Herrera”, le preguntó. La respuesta lo dejó impacta: “Sí, soy su hermana”, le respondió.

Rápidamente, Pablo volvió a escribir: “Yo soy el hijo de Oscar Pérez: tu hermano asesinó a mi papá”. Lejos de sentir rencor, el hijo del repartidor asesinado sintió paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *