Ante la visita de Lagarde, hay temor a un rebrote del populismo en Argentina

La visita de la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que llega a la Argentina luego de acordar con el Gobierno un préstamo por U$S 50.000 millones, se generará en medio de un descontento social sobre el propio acuerdo con el FMI y que se acrecentó con los números revelados de inflación de junio (3,7%) que Macri parece no poder controlar, ese descontento es alimentado por los movimientos sindicales y dirigentes de izquierda, que incluso han pedido ser parte de la agenda de Lagarde (La CGT).

A esta situación social se le suma la tensión con el campo, que se dio desde que se supo que el FMI le propuso al macrismo dar marcha atrás con la quita del impuesto a los empresarios del campo, por supuesto, desde la Sociedad Rural hablan de “traición”, enojo que preocupa a Macri y que encierra el acuerdo con el Fondo en un compromiso cada vez más difícil de cumplir. Las encuestas no favorecen mucho al Presidente Macri y ahora lo comparan con un posible empate técnico en un escenario electoral enfrentado con CFK, por ende, hay temor a rebrote el populismo en la Argentina.

La primera visita de Christine Lagarde a la Argentina después de que la Argentina cerrará el acuerdo con el FMI, se da en un clima extraño, lleno de amotinamiento, descontento social y sentimientos de “traición” por parte del Gobierno de la Nación, y todo indica que con el escenario actual del país, ese compromiso con el fondo será cada vez más difícil de cumplir.

La llegada de Lagarde a la Argentina se da en el marco del G20, que se realizará el 21 y 22 de julio, pero a esta visita también le sacará provecho el Presidente Macri, seguramente para conversar sobre el préstamo de U$S 50.000 millones que abarca una serie de reglas que el Gobierno tiene que cumplir, una de ellas y la que más preocupa al mandatario nacional es la la quita del impuesto a los empresarios del campo, que ha generado en las últimas semanas una relación tensa entre el Gobierno y el campo.

Ese eventual conflicto con el campo preocupa al Gobierno de una forma considerable, porque por supuesto, ese sector es un fuerte y posible votante de Cambiemos para la reelección, que por supuesto, y en año electoral, Mauricio Macri se niega a perder. “Si no entienden al campo como un sector que genera riqueza y mejora la calidad de vida de los argentinos, vamos a volver a la 125”, han declarado desde el sector agropecuario.

En medio de la tensión, también es una incógnita si Macri asistirá a la inauguración de La Rural, y aunque algunas fuentes del oficialismo aseguran que el Presidente no se presentará, la confirmación o no de su asistencia la inauguración oficial de La Rural 2018 prevista para el próximo sábado 28 de julio, se sabrá por lo menos un día ant es de la fecha, porque por ahora, el Gobierno debe cuidar el clima en el que se alojará Lagarde durante su visita al país.

Este escenario poco feliz con el campo es en teoría lo que más le preocupa al Presidente de la nación, y están muy lejanamente los movimientos sindicales y de izquierda que se han pronunciado en contra del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. En definitiva, esas posturas a Macri lo tienen sin cuidado, ya que nunca fueron ni serán parte del universo de votantes de cambiemos, con o sin acuerdo con el FMI.

No obstante, el temor de que haya un rebrote del populismo en la Argentina está latente, y preocupa también que la titular del FMI pueda percibirlo en su visita al país. Por ejemplo, para este viernes 18/07, movimientos de izquierda, liderado por el dirigente más cercano al Papa Francisco, Juan Grabois, ha convocado una manifes tación en contra del acuerdo y se concentrarán frente al Banco Central. Sumado a esto, está la redacción de una carta abierta a Lagarde, que la han firmado políticos opositores, referentes de organizaciones sociales y sindicales, artistas, periodistas y otras figuras públicas del país.

“El propósito de esta comunicación es informarle que dicho acuerdo es rechazado por la mayoría de la sociedad argentina, la oposición política con representación parlamentaria mayoritaria y casi la totalidad de las organizaciones sociales y políticas del país”, remarca la misiva.

También está la posición en contra del acuerdo con el FMI por parte de la CGT, que realizaron la ambisiosa solicitud de ser atendidos por la propia Lagarde, para poder debatir sobre las condiciones a las que se accedió al préstamo.

Si algo le faltaba a este clima lleno de temor al populismo por parte del Estado, son las encuestas que ahora aparecen sobre una posible contienda electoral entre el Presidente Mauricio Macri y la ex presidente Cristina Fernández. Según el sondeo de julio, sobre 1.275 casos efectivos, la ex Presidente le saca 2 puntos de ventaja al actual jefe de Estado, y se lleva el 32% de la intención de voto contra el 30% de Macri en un escenario de 1ra vuelta. Aun así, se trata de un empate técnico, ya que el margen de error supera esa diferencia: +-2,9 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *