Advierten que los mosquitos podrían ser mucho más peligrosos de lo que se cree

Científicos del CONICET y de la UNSAM estudiaron la distribución diferencial de dos especies y su rol como potencial transmisor. Además, sugieren que no hay que bajar el estado de alerta.

Científicos del Conicet y de la UNSAM estudiaron la distribución diferencial en áreas urbanas y rurales de distintos miembros del grupo de los mosquitos comunes y alertaron sobre su posible rol como vectores de enfermedades que pueden llegar a ser graves.

El estudio, realizado en La Plata y seis municipios del Gran Buenos Aires, aporta información útil para instrumentar políticas de salud pública.

Es difícil diferenciarlos

El “complejo Culex pipiens” comprende varios miembros de los llamados mosquitos comunes, pero en Argentina y gran parte del mundo las especies más frecuentes son Culex pipiens (propiamente dicho) y Culex quinquefasciatus.

Pero es muy difícil diferenciar a unos de otros por la forma o el tamaño; y, desde el punto de vista epidemiológico, pueden tener distinta capacidad de transmitir microorganismos patógenos, como el parásito de la filariasis y los arbovirus que causan la encefalitis de Saint Louis y la fiebre del Nilo del Oeste. En el caso particular del Culex quinquefasciatus, también se ha reportado que podría ser un vector adicional del zika, aunque la evidencia es controvertida.

De las 369 larvas recogidas, el 76,4% correspondían a Culex quinquefasciatus, el 21,4% a Culex pipiens y el 2,2% a híbridos o cruzas entre ambos.

Una preocupación sanitaria

Aunque la amenaza sanitaria de los mosquitos Culex ha sido opacada por otros, como los que transmiten el dengue, Cardo sugiere que no hay que bajar el estado de alerta, publicó Los Andes.

“La encefalitis por virus de Saint Louis y el virus del Nilo Occidental se encuentran entre las enfermedades emergentes transmitidas por mosquitos al hombre de mayor importancia a escala global y ya han sido detectadas en Argentina”, alertó Cardo y añadió que diversos virus se aislaron repetidas veces en el país en ejemplares de Culex pipiens y Culex. quinquefasciatuscolectados en la naturaleza. “Asimismo, se han registrado casos de encefalitis arbovirales en aves, caballos y, en el caso de la encefalitis de St. Louis, también en humanos, lo cual demuestra que el ciclo de transmisión se completa”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *