Pedirán a la FIFA que Argentina sea expulsada por “discriminación religiosa” con Israel

Es por el amistoso que estaba programado para el sábado 9 y luego de los reclamos de Palestina fue cancelado. COMTEC, la encargada de organizar el encuentro, solicitará que la Selección de Sampaoli no juegue en el Mundial Rusia 2018.

La crisis entre Argentina e Israel por el amistoso suspendido sigue en pie y todo apunta a que se profundizará de cara al Mundial Rusia 2018. Los organizadores del frustrado partido no se quedarán de brazos cruzados y presentarán un reclamo ante la FIFA por “discriminación religiosa”.

El partido que estaba programado para el sábado en Jerusalén, Israel, se dio de baja por pedido expreso de los jugadores de Argentina, quienes se sintieron amenazados por las protestas de Palestina. Allí se quemaron fotos de Lionel Messi y hasta se tiñeron camisetas de la Selección con pintura roja simulando manchas de sangre.

Los empresarios que organizaron el partido irán a la FIFA a reclamar sanciones para la AFA y la Selección argentina, alegando que hubo “discriminación religiosa”.

El canciller argentino, Jorge Faurie, habló en Arriba Argentinos para negar que exista un conflicto diplomático con Israel y explicó que le advirtieron a la AFA sobre la sensibilidad que despertaría en Palestina que el amistoso se jugará en Jerusalén.

Sobre el reclamo que presentarán los empresarios ante la FIFA, el jefe de la diplomacia argentina afirmó que “no hubo discriminación religiosa” y consideró que el conflicto “no es causal de apartamiento” de la Selección argentina de la Copa del Mundo de Rusia.

La bronca es grande y el hecho va más allá de lo futbolístico: ni bien estalló la noticia de la suspensión, el primer ministro Benjamin Netanyahu se había comunicado con el presidente Mauricio Macri para que interviniera en la decisión del plantel nacional.

Para Israel, este encuentro iba a ser parte importante de los festejos por el 70 aniversario de la creación de su Estado.

El presidente de la AFA, Chiqui Tapia, encabezó un breve discurso en el que no aceptó preguntas de periodistas. “Les pedimos disculpas a todos. La idea era dar un mensaje de paz y que no tiene nada que ver con la violencia”, aseguró.