De Narváez vuelve a la política con Manes y Tinelli

El empresario evalúa financiar una lista. Pero él no sería el candidato.

Francisco de Narváez está decidido a invertir en un armado para volver a la política el año próximo y pelear contra Mauricio Macri.

En febrero, De Narváez reunió a un grupo de personas en una cena y blanqueó su interés por armar una alternativa política que le haga frente a Cambiemos.

De Narváez dejó en claro su objetivo: hacerle daño a Macri. Es que ambos son enemigos desde hace muchos años. El odio entre ambos es radical, siempre compitieron por política, negocios y fama. Quienes participaron de cerca en la campaña de 2009 (en la que Macri, De Narváez y Felipe Solá derrotaron a Néstor Kirchner) recuerdan la tensión cada vez que estaban juntos.

Según detalló el sitio La Política Online, piensa en armar algo transversal en la provincia de Buenos Aires y buscar un emergente a nivel nacional. Se sabe que lo quiere a Marcelo Tinelli, esa es la figura máxima que puede encarnar un proyecto presidencial. Es claro que el conductor de Show Match no tiene competencia en niveles de conocimiento y puede mostrar su gestión en San Lorenzo, si se quiere un camino similar al que hizo Macri en Boca Juniors.

Quien está jugando de lleno en el -todavía incipiente- armado del Colorado es Facundo Manes. El neurólogo se fue muy mal del espacio de Cambiemos tras el cierre de listas del año pasado. Por esos días, Manes tenía cerrada su candidatura a diputado nacional a través de un acercamiento a María Eugenia Vidal. Sin embargo, los problemas asomaron en las horas previas al cierre cuando desde el PRO quisieron cobrarle al radicalismo por ese escaño. Desde la UCR no reconocieron al neurólogo como propio y su lugar en la lista de deshizo.

En principio, lo que el Colorado dejó trascender en la cena de Parque Norte (en la que estuvo hasta Fernando ‘Pato’ Galmarini) es que él no sería parte de las listas. En principio su salud podría ser un condicionante, pero además su último episodio público no acerca la mejor imagen.

Sin embargo, quienes lo conocen afirman que De Narváez no se podrá mantener al margen. Su perfil y personalidad le imponen un personalismo extremo. Por eso, descartan que él sea prescindente como candidato.

Quienes ponderan su candidatura, destacan que es posible reconvertir ese episodio y transformarlo en algo positivo.

Pero además, destacan su figura en la provincia de Buenos Aires ante una orfandad de candidatos como pocas veces se vio. Por eso, un esquema donde Tinelli vaya por la presidencia, Manes como primer diputado y el propio De Narváez como candidato a gobernador hace ilusionar incluso a quienes se alejaron del Colorado.