El ataque de Trump activó la “línea cristiana” entre Francisco y Kirill

La acción injustificada de Donald Trump, y sus socios Theresa May y Emmanuel Macro, quienes para resolver sus problemas domésticos decidieron bombardear Siria sin pruebas de que haya ocurrido un ataque químico, ha provocado una llamada telefónica entre el pontífice católico apostólico romano Francisco y el patriarca ortodoxo Kirill, para “detener el derramamiento de sangre en Siria”. El de Moscú llamó al Vaticano: “los cristianos no pueden permanecer indiferentes frente a lo que sucede”.

Rusia propuso un borrador de resolución ante el Consejo de Seguridad de la ONU, al que accedió la agencia Reuters, que condenaría “la agresión contra la República Árabe Siria por parte de Estados Unidos y sus aliados en violación al derecho internacional y la Carta de Naciones Unidas”.

Es obvio que no será aprobado porque USA, Francia y el Reino Unido (los 3 responsables del desastre provocado en Libia) tienen poder de veto en el Consejo.

Para ser aprobada una resolución necesita 9 votos a favor y ningún veto por parte de Rusia, China, Francia, Reino Unido y/o USA. Pero indica el enojo de Rusia: 1 día antes que llegara a Siria la misión que debía establecer si era cierta o falsa la denuncia de que se habían utilizado armas químicas, Donald Trump y sus aliados decidieron bombardear Damasco.

USA, Reino Unido y Francia lanzaron 105 misiles durante la noche, en represalia a un supuesto ataque con gas venenoso en Siria, e impactaron lo que el Pentágono describió como tres instalaciones de producción de armas químicas, incluyendo un centro de investigación y desarrollo en el distrito de Barzeh en Damasco y dos cerca de Homs.

El bombardeo fue la mayor intervención de Occidente contra el presidente sirio, Bashar al-Assad, y su aliado Rusia, pero los 3 países dijeron que los ataques se limitaron a las capacidades de armas químicas de Siria y no buscan derrocar a Assad ni intervenir en la guerra civil.

Es poco probable que el ataque aéreo, denunciado por Damasco y sus aliados como un acto de agresión ilegal, altere el curso de una guerra que enfrenta a numerosas facciones y ha dejado al menos medio millón de muertos, y que está ganando con claridad la alianza entre Assad, Rusia, Irán y los libaneses de Hezbollah.

Rusia

“Este 14 de abril, USA, con el apoyo de sus aliados, lanzó un ataque con misiles contra las instalaciones de las fuerzas armadas y la infraestructura civil de la República Árabe Siria. Sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en violación de la Carta de la ONU y las normas y principios del derecho internacional se ha cometido un acto de agresión contra un Estado soberano que está a la vanguardia de la lucha contra el terrorismo”, afirmó Vladímir Putin en un comunicado difundido por el Kremlin.

El Presidente de Rusia ha expresado que las fuerzas occidentales “utilizaron como pretexto [para perpetrar su ofensiva] la puesta en escena del uso de agentes químicos contra la población civil” en Duma (Guta Oriental), ya que “los expertos militares rusos que visitaron el lugar del incidente imaginario no encontraron rastros de cloro u otra sustancia tóxica y ningún residente local confirmó el ataque químico”, recordó.

Para Moscú, el bombardeo es parte de un intento por desviar la atención del caso Skripal, ante la negativa de Londres de colaborar con la investigación para esclarecer los hechos y su insistencia en lanzar “acusaciones injustificadas contra Rusia”, declaró el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

Irán

En tanto, hay controversias acerca de si hubo un ataque contra instalaciones iraníes en Siria.

Una base militar iraní en Siria ha sido atacada por aviones no identificados la noche de este sábado, afirmó el diario israelí Jerusalem Post.

La base iraní, ubicada en la región de Jabal Azzan, al sur de Alepo, es la más grande del país. Según informes, testigos han observado explosiones y llamas en las instalaciones.

Fuentes no confirmadas han identificado los aviones atacantes como cazas israelíes.

Sin embargo, Alahednews -portal libanés de noticias allegado a Hezbollah- afirmó que las noticias sobre ataques aéreos contra la base iraní en Jabal Azzan son inexactas. El estruendo se escuchó debido a la detonación de algunos explosivos, explicó Alahednews.

Además, el centro militar de Hezbollah tampoco ha confirmado los ataques aéreos contra la base iraní cerca de Alepo y afirmó que esta información se está divulgando con el fin de “levantar la moral de terroristas” en Siria.

Cristianos

En tanto, desde Ciudad del Vaticano, Andrea Tornielli escribió lo siguiente para Vatican Insider/La Stampa:

El Papa Francisco y el Patriarca ortodoxo de Moscú Kirill se hablaron por teléfono para reflexionar sobre lo que está pasando en Siria. Fue el mismo Patriarca quien lo reveló en una conversación con los periodistas en su residencia de Peredelkino, según refirió la agencia Tass. Kirill afirmó que la Iglesia ortodoxa pretende continuar con el diálogo con la Santa Sede para «detener el derramamiento de sangre en Siria». «Hemos emprendido esta iniciativa –dijo Kirill– convencidos de que los cristianos no pueden permanecer indiferentes frente a lo que sucede en Siria. El nuestro fue un claro diálogo de paz».

Como se recordará, pocos meses después de la elección, en 2013, Francisco convocó a una jornada de ayuno y oración para tratar de frenar el ataque occidental en Siria, y escribió una carta al presidente ruso Vladimir Putin. Siria, además de otras situaciones difíciles en el Medio Oriente, fue citada en varias ocasiones en la larga declaración común que el Pontífice argentino y el Patriarca ruso firmaron conjuntamente en La Habana, durante su primer histórico encuentro, en febrero de 2016.

En el décimo párrafo de esa declaración se lee: «En Siria e Irak la violencia se ha cobrado ya miles de vidas, dejando sin hogar y sin recursos a millones de personas. Exhortamos a la comunidad internacional a que se una para poner fin a la violencia y al terrorismo y, al mismo tiempo, para que a través del diálogo se contribuya a un rápido restablecimiento de la paz civil. Es importante que a las poblaciones martirizadas y a tantos refugiados en los países vecinos se les asegure una ayuda humanitaria a gran escala».

Después de haber pedido la liberación de todas las personas secuestradas, entre las que están los metropolitanos de Alepo, Pablo y Juan Ibrahim, secuestrados en abril de 2013, el Papa y el Patriarca ruso escribieron: «Elevamos nuestras oraciones a Cristo, el Salvador del mundo, por el restablecimiento de la paz en Oriente Medio, que es “fruto de la justicia” (cf. Is 32, 17), para que se fortalezca la convivencia fraterna entre los diversos pueblos, las Iglesias y las religiones allí presentes, por el regreso de los refugiados a sus casas, por la curación de los heridos y el descanso eterno del alma de las víctimas inocentes. Dirigimos un ferviente llamamiento a todas las partes involucradas en los conflictos para que manifiesten buena voluntad y se sienten a la mesa de negociación».

En una reciente entrevista con Vatican Insider, el embajador ruso ante la Santa Sede, Alexander Avdeev, habló de las buenas relaciones entre católicos y ortodoxos rusos: «Las dos Iglesias se han encontrado en la conferencia en Viena para celebrar los dos años del encuentro en La Habana entre el Papa y el Patriarca Kirill. Hay muchos proyectos para el futuro. Está el diálogo teológico, un diálogo de cooperación cultural, y también hay iniciativas para ayudar a los migrantes y a los pobres. También está la importante cuestión de la ayuda para Siria».

E informó sobre proyecto común en el que colaboran la Santa Sede y el Patriarcado de Moscú, que «han establecido un proyecto importante para la reconstrucción de los edificios de culto católicos y ortodoxos destruidos por los terroristas. Junto con el Patriarca de Antioquía, establecieron una lista de 37 iglesias que deben ser reconstruidas gracias al financiamiento de las Fundaciones católicas y ortodoxas. Es la primera vez en la historia entre nuestras dos Iglesias que se hace una iniciativa semejante. También se está estudiando un proyecto para mejorar el funcionamiento de algunos hospitales en Siria, qe serán ayudados con la formación del personal médico, con medicinas y con ayuda económica».