Oil: Con salvataje aprobado ¿se viene una cámara federal con mayoría M?

El Juez en lo Comercial, Javier Cosentino responsable de llevar adelante el concurso preventivo de la empresa Oil Combustibles de Cristóbal López, abrió ayer (11/4) el salvataje de la compañía que preservará los puestos de trabajo en peligro. Paralelamente, el Gobierno nacional ahora apunta a cambiar la Cámara Federal. Jorge Ballestero podría renunciar y Eduardo Farah sería trasladado. Todo tendrá el aval del ministro Germán Garavano. Se trata de los camaristas que votaron por la liberación de López.

Este miércoles (11/4) el juez en lo Comercial, Javier Cosentino abrió el salvataje de Oil Combustibles SA, la principal empresa de Cristóbal López. De esta forma se preservarán los puestos de trabajo que peligraban ante la negativa de la AFIP de permitir una moratoria por las deudas que la empresa tiene con el fisco.

La figura no está contemplada para casos de supuesto fraude, pero los administradores solicitaron que el juez comercial lo habilite.

“La ausencia de presentación de tales conformidades no implica de manera indefectible e inmediata la quiebra para ciertos deudores concursados, sino el ingreso en el procedimiento de salvataje que tiene por objeto permitir la reorganización de la empr esa sin liquidación manteniéndola en actividad en el mercado”, explicó el magistrado en su escrito de trece páginas.

En tal sentido, expuso que el salvataje “resulta de toda conveniencia en tanto se protegen las fuentes de trabajo, se continúa con la oferta de bienes y servicios atinentes al giro propio empresarial con todos los beneficios directos e indirectos que acarrea ello para la sociedad en general y para el Estado”.

Asimismo, Cosentino planteó que habilitar el denominado cramdown resultará en “beneficio de los acreedores, quienes en mayor o menor medida suelen ver frustrado el cobro de sus créditos en la quiebra” y consideró que es “una aplicación más del principio de conservación de la empresa”.

Con el salvataje anunciado y la cuestión de los trabajadores atendida, ahora el Gobierno nacional se enfoca en la Cámara Federal que permitió la liberación del empresario Cristóbal López, y que generó mucho malestar en la Casa Rosada, más precisamente en Jorge Ballestero y Eduardo Farah.

Según revela este jueves (12/4) el diario La Nación, Ballestero se jubilaría: “Tengo edad para jubilarme y ocho stents en un año, pero no me gustaría irme así”, dijo al matutino. “Así” significa sospechado de corrupción. El Consejo de la Magistratura, a instancias del Gobierno, abrió una investigación en su contra.

Por su parte, Eduardo Farah estaría en diálogo con el Gobierno para ser trasladado a otro tribunal menos expuesto.

Todo tendrá el aval del ministro de Justicia Germán Garavano, que según La Nación no objetará el traslado de Farah y aceptará la jubilación de Ballestero.

Si Ballestero y Farah dejan el tribunal sólo quedaría Martín Irurzun, autor de la doctrina en la que se apoyaron muchas de las prisiones preventivas dispuestas contra los funcionarios kirchneristas. Y Macri tendrá que cubrir las vacantes con aval del Senado.