Autorizaron a volar y ya hay polémica con Polar, la nueva low cost argentina

Estará basada en San Luis y propone vuelos internacionales desde La Plata. Las críticas del sector.

A partir de hoy, una nueva aérea low cost está autorizada a operar en el país. Se trata de Polar Líneas Aéreas una compañía que explotará “servicios no regulares internos e internacionales de transporte aéreo de pasajeros, carga y correo y de carga exclusiva utilizando aeronaves de gran porte”, según la resolución que se publica hoy en el Boletín Oficial, y que firma el ministro de Transporte Guillermo Dietrich.

Desde esa cartera aseguran que la empresa, que aún no tiene aviones ni página web, invertirá USD 650 millones (más USD 800 en forma indirecta) y le dará trabajo directo a 1.200 argentinos.

La empresa fue fundada por Daniel Barbosa (55), un ex piloto de Aerolíneas que ya tuvo una empresa del rubro: Cata Líneas Aéreas, que quebró en 2008.

“Vamos a hacer una empresa basada en las tres cosas que sabemos hacer: transportar pasajeros y carga y mantener aviones”, aseguró Barbosa el año pasado al sitio San Luis Real.

Según ese medio local, “el empresario, que tiene un negocio de cargas en Estados Unidos, ya cerró la contratación de algunos aviones, a los que sumará al menos uno propio. Su plan de negocios tiene en mente hacer corredores de carga en la Argentina y llevarlos de Buenos Aires a Miami, donde ya tiene operaciones”.

Las rutas otorgadas por el Gobierno

Las rutas otorgadas hoy tienen una concesión de 15 años e incluyen los principales destinos nacionales y algunos regionales, como por ejemplo  Río de Janeiro, San Pablo, Santa Cruz de la Sierra, Cochabamba, Santiago y Lima.

Guillermo Dietrich, Ministro de Transporte (Foto Infobae)

Una “curiosidad”: varios de los vuelos internacionales tienen como cabecera el aeropuerto de La Plata, una terminal con poca operatoria a la que habría que hacerle inversiones en infraestructura. Además, la compañía firmó un acuerdo con el gobierno de San Luis –de unos 15 millones, según fuentes del mercado– para centralizar su negocio en esa provincia desde el aeropuerto Valle del Conlara, en Merlo. Por eso, muchos de sus vuelos salen y llegan a la capital provincial, Merlo y Villa Mercedes.

La resolución de Dietrich describe que Polar tiene una propuesta empresaria “orientada a cubrir las necesidades de transporte que no son atendidas por los servicios regulares” y que “propone una novedosa red de servicios internos, comunicando destinos del país que en la actualidad no son servidos por ningún otro operador, con excepción de algunos tramos de las rutas proyectadas”.

“Desconocemos el proyecto y el alcance de esta nueva empresa. En la audiencia pública presentaron los expedientes y les aprobaron las rutas, ahora esperamos que prospere y genere fuentes de trabajo, pero no sabemos con qué aviones y trabajadores van a trabajar. No sabemos nada del proyecto”, asegura Pablo Biró, de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA).

“Es un mercado finito y en el exterior se ve que cierran empresas, no abren. Nadie quiere quiebras. Y sobre todo si lo actores no son confiables”, asegura otro representante gremial.

Aeropuerto Valle del Conlara (Foto: El Diario de San Luis)

“La empresa se presentó como así lo hicieron otras seis en la última audiencia pública, la 219 celebrada el año pasado. Presentó toda la documentación necesaria. Hoy se le otorgaron las rutas, que expanden la red federal, y representan más opciones para los argentinos”, aseguran desde Transporte. “La propuesta de la empresa plantea opciones muy interesantes e innovadoras como la elección de La Plata como puerta de entrada y salida de vuelos internacionales. Ahora el próximo paso es que presente su capacidad técnica, es decir que presente aviones y haga las certificaciones y matriculación correspondientes”.

La compañía

Por el momento, Polar tiene domicilio legal en un estudio de abogados. Se inscribió en AFIP en junio de 2017 y, como se dijo, le pertenece a Barbosa, un ex piloto que fue dueño de una aérea frustrada.

Barboza perteneció a la fuerza aérea y tuvo un paso por Aerolíneas, pero no habría llegado a ser comandante. En su perfil de LinkedIn, Barbosa se define como “fundador, presidente y CEO de Polar Líneas Aéreas, nueva aerolínea de pasajeros y carga de corto y largo recorrido con sede en Argentina, para conectar Argentina, EEUU, Europa, Oceanía, Asia y domésticos”.

Aeropuerto La Plata (Foto: Infosur Diario)

Cata comenzó a volar en 1986, como parte del Grupo Pesquera ICS Argentina, que Barbosa presidió entre 2004 y 2007 (y del centro del centro de mantenimiento de 2003 a 2007). Dejó de operar en 2006 y le decretaron la quiebra dos años después. En octubre de 2003, la compañía tuvo un vuelo fatal: su Fairchild FH-227B, matrícula LV MGV, que llevaba carga de Ezeiza a Corrientes, se estrelló en un campo de golf en Canning, a poco de despegar. Sus cinco tripulantes murieron.

Polar propuso volar con aviones “del tipo DC 10, Airbus A-340 y Boeing 737”, según la documentación presentada. “En realidad quería volar con un Boeing 737-200 con sistema de supresión de ruido. Le agregaron eso porque es un modelo que no lo vuela nadie, por ruido y polución. Y ya no debe haber pilotos habilitados para ese modelo”, resume otra fuente del sector aéreo.

Luego del anuncio de hoy, Transporte asegura que usarán naves “nunca utilizadas en Argentina y  de última tecnología: Airbus A-319”.

El sitio infobae intentó comunicarse con Barbosa por medio de sus abogados, los cuales le respondieron “Está saliendo de viaje hoy” y se comunicará a la vuelta, aseguraron los letrados.