Extranjeros que compren Lebac deberán tributar en nuestro país

La tributación regirá desde este martes para los extranjeros. Sin embargo, es retroactiva al 1 de enero de 2018 para los inversores de origen nacional.

El Gobierno de nuestro país reglamentó el impuesto a la renta financiera y desde este martes 10 de abril, los extranjeros que inviertan en Letras del Banco Central (Lebac) tendrán que tributar en el país como cualquier ciudadano argentino.

Desde ahora las inversiones financieras pagarán una alícuota del 5% si son instrumentos en pesos; no contemplarán cláusula de ajuste; y 15% si están nominadas en moneda nacional con cláusula de ajuste o en dólares. Todo de acuerdo a la reglamentación de uno de los artículos de la Reforma Tributaria.

La tributación regirá desde este martes para los extranjeros. Sin embargo, es retroactiva al 1 de enero de 2018 para los inversores de origen nacional.

Estos impuestos afectan a inversiones en títulos públicos, obligaciones negociables, títulos de deuda y cuotapartes de renta de fondos comunes de inversión; todos comprendidos en el segundo párrafo del artículo 1ro de la Ley Nro 24.083 y sus modificaciones.

De igual forma, rigen sobre cuotapartes de fondos comunes de inversión; monedas digitales y cualquier otra clase de título o bono; así lo estipula el Decreto 279/2018 publicado este lunes en el Boletín Oficial.

Por otro lado, pagarán 15% anual las acciones y valores representativos y certificados de depósitos de acciones, coticen o no en Bolsas o mercados de valores.

Asimismo, estarán gravadas con el 15% las cuotas y participaciones sociales. Así como cuotapartes de condominio de fondos comunes de inversión; también los certificados de participación de fideicomisos financieros y cualquier otro derecho sobre fideicomisos.

Más medidas económicas

La ganancia neta de los rendimientos producto de la colocación de capital en Lebac obtenidos por un beneficiario del exterior deberá tributar.

Los inversores extranjeros que compren este tipo de instrumentos sufrirán una retención. Es decir, correrá por cuenta del banco o la sociedad de Bolsa argentina a través de la cual hayan realizado la compra.

De acuerdo a la norma, si el beneficiario extranjero no posee un representante legal en Argentina, el impuesto deberá pagarlo directamente el beneficiario.

Se aplicará la alícuota del 35% prevista en el artículo 91 de la Ley de Ganancias a la rentabilidad obtenida por un beneficiario; o fondo del exterior que resida en jurisdicciones “no cooperantes”.