El Papa se metió en la discusión en “defensa del inocente que no ha nacido”

Un día antes del comienzo del debate del aborto legal en el Congreso, el Papa Francisco confirmó su rechazo al proyecto, ratificando así la posición de la Iglesia en contra de la interrupción del embarazo: “la defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada”, dijo.

Mañana, la primera audiencia se producirá en medio de marchas cruzadas convocadas por las organizaciones a favor y en contra de la iniciativa, que se movilizarán al Congreso mientras se desarrolle el plenario. Quienes rechazan la iniciativa harán un “banderazo” en el Congreso para cuestionar el proyecto, mientras que quienes la respaldan se manifestarán con un nuevo “pañuelazo”.

Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados iniciará mañana el debate formal del proyecto de despenalización del aborto en una audiencia a la que acudirán representantes de organizaciones y especialistas a favor y en contra de la iniciativa, que divide aguas en todos las fuerzas políticas.

La serie de encuentros, que se realizarán todos los martes y jueves entre las 10 y las 18 en la sala C del Anexo de Diputados y se extenderán hasta fines de mayo, podrán ser seguidas desde otras salas del edificio por asesores y legisladores que no forman parte de esas comisiones.

Este fin de semana venció el plazo para que los 256 diputados -no se cuenta al detenido Julio De Vido- presentarán sus propuestas de invitados al debate, con lo cual los asesores trabaj an aún en definir la lista de los que podrán asistir a la reunión de mañana.

De esta manera, las posturas a favor y en contra quedarán planteadas en los plenarios organizados por las comisiones de Legislación General, que preside Daniel Lipovetzky (PRO); de Salud, a cargo de Carmen Polledo (PRO); de Familia, conducida por Alejandra Martínez (UCR-Jujuy) y de Legislación Penal, que encabeza Gabriela Burgos (UCR-Jujuy).

En tanto, el dictamen de consenso podría ser debatido durante junio próximo en el recinto de la Cámara baja, para pasar luego al Senado.

El resultado de la votación por ahora es incierto, porque hay aún muchos legisladores indecisos.

La audiencia se llevará a cabo en medio de marchas cruzadas convocadas por las organizaciones a favor y en contra de la iniciativa, que se movilizarán al Congreso mientras se desarrolle el plenario.

Por un lado, los sectores que están en contra de la iniciativa -entre ellos la organización Unidad Provida, que nuclea unas 100 organizaciones- convocaron a realizar a las 15.30 un “banderazo” en el Congreso para manifestar su “rotundo rechazo al aborto y demandar políticas en favor de la mujer y del niño por nacer”.

En tanto, los referentes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito comenzarán a concentrarse en el Congreso también mañana desde las 9.30, para terminar con un nuevo “pañuelazo” a las 18, bajo la consigna “Ni una muerta ni una presa más por aborto clandestino”.

Quién ya se manifestó al respecto, fue nada menos que el Papa Francisco, quien ratificó su rechazo a la iniciativa, a un día del debate en el Congreso.

“La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara y firme”, expresó el Papa en su nueva exhortación apostólica, ratificando así la posición de la Iglesia en contra de la interrupción del embarazo.

El Sumo Pontífice expresó su pensamiento a través de una nueva exhortación apostólica titulada “Gaudete et exsultate” (“Alégrense y regocíjense”), en la que a través de 177 puntos manifiesta su visión “sobre el llamado a la santidad en el mundo actual”.

“La defensa del inocente que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo”, indica, en uno de los tramos del texto. “Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta en los enfermos y ancianos privados de atención, las nuevas formas de esclavitud, y en toda forma de descarte” , advierte.

En el texto difundido por el Vaticano, Francisco considera “nocivo e ideológico el error de quienes viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularista, inmanentista, comunista, populista”. En lo que parece una alusión a sus críticos del ala conservadora de la Iglesia, también se refiere a quienes “lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes o como si solo interesara una determinada ética o una razón que ellos defienden”.

En el texto que fue firmado el 19 de marzo, el Papa agrega: “No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo, donde unos festejan, gastan alegremente y reducen su vida a las novedades del consumo, al mismo tiempo que otros solo miran desde afuera mientras su vida pasa y se acaba miserablemente”. Apoyado en las bienaventuranzas y en los Evangelios de Mateo, el Papa indica en su terce ra exhortación que “el consumismo hedonista puede jugarnos una mala pasada, porque en la obsesión por pasarla bien terminamos excesivamente concentrados en nosotros mismos, en nuestros derechos y en esa desesperación por tener tiempo libre para disfrutar”.