Debilitado al máximo, llega Rajoy a “respaldar” a Macri

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, llega hoy a Buenos Aires en visita oficial, la primera de un mandatario español en diez años, en busca de respaldar la relación estratégica con una Argentina que ha dado, con Mauricio Macri, un importante giro político. Sin embargo, no lo hace en su mejor momento. En España también se está dando un giro importante. Y no sólo a nivel del electorado y sus preferencias de Gobierno. A nivel monárquico, otro escándalo demostró en las últimas horas, el otro giro que se está dando con Don Felipe y Doña Letizia.

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, llegará hoy a Buenos Aires en visita oficial, la primera de un mandatario español en diez años, en busca de respaldar la relación estratégica con una Argentina que ha dado, con Mauricio Macri, un importante giro político.

Para impulsar la inversión y el comercio bilateral, llegará de la mano de 60 empresarios. Sin embargo, según el diario El País, no se espera una lluvia de inversiones.

La comitiva oficial estará formada por el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, la Secretaria de Estado de Comercio, Marisa Poncela García, y entre el mencionado grupo de empresarios, estará el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (COE), Joan Rosell, y el titular de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet.

También participan directivos de las empresas CIRSA, Abertis, Indra, Mapfre, e Iberdrola, entre otros.

Esperado desde hace mucho tiempo, el viaje de Rajoy, quien permanecerá aquí hasta el miércoles, supondrá un punto y aparte para la normalización de la relación bilateral después de las turbulencias que hubo durante las presidencias de Néstor Kirchner y su viuda Cristina Fernández.

La última visita de un presidente del Gobierno español a Argentina fue la del socialista José Luis Rodríguez Zapatero en noviembre de 2007, cuando pasó por Buenos Aires en viaje a la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile. Las relaciones bilaterales se tensaron al extremo a comienzos de 2012, cuando el Gobierno de Fernández de Kirchner expropió a la española Repsol la filial argentina YPF.

Desde aquel conflicto, la relación bilateral se mantuvo casi congelada hasta diciembre de 2015, cuando Mauricio Macri asumió como presidente y dio un giro radical en la política exterior del país.

“Era 2012, España estaba al borde del rescate y Cristina Fernández de Kirchner decidió expropiar Repsol. Una humillación para Rajoy que creía que podía parar esa operación. Envió al ministro José Manuel Soria y no lo logró. Las cosas han cambiado radicalmente desde entonces y el presidente español llega este lunes a Buenos Aires a visitar a un amigo, Mauricio Macri, que ya fue recibido en España en 2017 con gran entusiasmo. Rajoy dará un respaldo total al giro argentino, que marcó el inicio de un cambio político profundo en toda la región, y viajará con 60 empresarios para promover más intercambios, pero no se espera aún una lluvia de inversiones hasta que la economía argentina no se estabilice definitivamente”, se leyó esta mañana en el mencionado matutino español.

La afinidad política entre Macri y Rajoy es conocida, al igual que los estrechos vínculos entre el PRO y el gobernante Partido Popular (PP) de España, lo que propició una rápida recuperación de la relación bilateral.

El líder conservador ha sido el principal respaldo del presidente argentino frente a los empresarios españoles, quienes recibieron con entusiasmo sus políticas económicas. Aún en la época de mayor conflicto, los españoles mantuvieron su posición de segundo inversor internacional en Argentina, por detrás de Estados Unidos.

Con el fin de “normalizar” la relación y atraer inversiones, Macri realizó su primera visita a España en febrero de 2017, pero Rajoy no pudo devolverle el gesto hasta ahora, debido a que a lo largo del año pasado se vio abocado a la crisis institucional que atraviesa su país por el conflicto de Cataluña, pero también su partido.

“La relación bilateral atraviesa un momento de gran sintonía, por lo que el viaje servirá para afianzar ese vínculo, y expresar abiertamente el compromiso con el libre comercio, frente al proteccionismo, y en sellar el acuerdo entre Mercosur y Unión Europea (UE)”, dijo a Télam una alta fuente de La Moncloa, sede del Ejecutivo.

Tanto Macri como Rajoy apuestan por el acuerdo comercial entre el bloque sudamericano y el europeo, en el que ambos gobiernos trabajaron de forma conjunta para que llegue a buen puerto al cabo de 20 años de idas y vueltas.

El presidente del Gobierno español llegará a Buenos Aires este lunes por la tarde y su agenda formal comenzará el martes a las 9.15, cuando deposite una ofrenda floral al monumento al Libertador General San Martín.

Posteriormente, Rajoy inaugurará el encuentro empresarial “España-Arg entina, Argentina-España” en un hotel de Puerto Madero. Este foro será la ocasión para explorar las oportunidades de negocios entre ambos países, aprovechando el entorno favorable generado por el clima de recomposición de la relación bilateral.

Rajoy se trasladará luego a la Casa Rosada, donde se reunirá con Macri y juntos ofrecerán luego una conferencia de prensa.

Durante la reunión se abordarán “los temas de la agenda bilateral, el interés por llegar lo antes posible a un acuerdo entre el Mercosur y la UE, y desde la perspectiva regional, previsiblemente se tratar la situación de Venezuela”, dijeron las fuentes del Ejecutivo español consultadas por la agencia estatal Télam.

Macri ofrecerá a Rajoy un almuerzo y luego habrá un encuentro con representantes de las grandes empresas españolas del Ibex 35 (Bolsa de Madrid), como el Banco Santander, Telefónica, BBVA, e Iberdrola.

A las 18 horas del martes, Rajoy se reunirá con miembros de la colectividad española en el Club Español, actividad con la que cerrará su agenda del día.

El miércoles, el jefe del Ejecutivo español iniciará su agenda con una disertación en la Fundación Libertad y el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), luego se dirigirá al Parque de la Memoria, para rendir homenaje a los muertos y desaparecidos durante la última dictadura cívico militar, y cerrará su visita con un almuerzo en el Congreso nacional ofrecido por el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Luego del almuerzo, el mandatario español se trasladará al aeropuerto para regresar a Madrid, donde no todo es color de rosa para Rajoy, quien ha tenido que afrontar varias crisis en los últimos tiempos. Allí los populares siguen en vilo por la posible extradi ción a España de Carles Puigdemont, tienen por delante una comisión de investigación sobre el máster de Cristina Cifuentes, quien asegura haber cursado en una universidad pública, y ya han escenificado la tensión con el Gobierno alemán.

Apremiado por unos sondeos que indican que su electorado huye en masa hacia ‘Ciudadanos’, el partido gubernamental planeaba lanzar el primer fin de semana de abril desde Sevilla un mensaje firme en un intento desesperado por recuperar a sus votantes.

Sin embargo, la puesta en libertad de Carles Puigdemont en Alemania, el apoyo a tal liberación por parte de un miembro del Gobierno de Angela Merkel y el caso Cifuentes acabaron con sus expectativas.

Un sondeo realizado para el mencionado matutino español indica que el 84% de los españoles considera que el tiempo de Rajoy ha pasado. Es la opinión mayoritaria, incluso, entre su electorado (un 63%).

La ciudadanía, urgida por la ausencia de mejoría económica en su bolsillo a pesar de los mensajes oficiales triunfalistas, y la ilusión de tener un Gobierno dispuesto a afrontar las crisis con determinación y a regenerar la vida política, dice querer ya (un 57%) un acuerdo de la oposición para convocar elecciones. Ese acuerdo a pequeña escala en Madrid expulsaría del Gobierno regional a Cifuentes.

‘Ciudadanos’ ha pedido formalmente la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid mientras arreciaban las pruebas de fraude y falsificación del máster.

Pero tampoco a los reyes les va mucho mejor. Allí también algo está cambiando. En los últimos días, otro escándalo vivió la monarquía, luego de que la reina Letizia tratara de impedir que la reina Sofía posara junto a sus hijas para los fotógrafos en la catedral de Palma. Es que la relación entre Letizia Ortiz y Sofía de Grecia, se resquebraja día a día.

Las diferencias entre las reinas estallaron en público

¿Cómo lo entienden en España? Allí dicen que la clave está en que la ex periodista trabaja de reina y para la madre del Rey no ha diferencia entre la vida privada y la vida pública.

“(…) como se pudo comprobar en Palma, donde la ruptura con al anterior reinado es total. Si el hijo quiere marcar distancias con el padre, la nuera pretende situarse, directamente, en un planeta distinto al de su suegra. La reina Sofía es hija, esposa y madre de reyes. Para ella la corona es todo. Una profesional de la monarquía. Hasta el punto de besar a su marido delante del país cuando ya habían trascendido sus infidelidades y era conocido que viven separados. Letizia Ortiz, desde el “déjame que termine” de su presentación en sociedad hasta ahora, ha querido dejar claro de forma muy explícita que ese no es su objetivo.”