Brasil: Asesinaron a funcionario que era testigo del homicidio de Marielle Franco

A poco menos de un mes del asesinato a balazos de la concejala del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) Marielle Franco, de 38 años de edad, fuerte opositora a la intervención policial en las favelas y a la militarización de la seguridad en Río de Janeiro decidida por el presidente Michel Temer; un testigo clave en la causa fue muerto a tiros ayer por la noche.

El cuerpo de Carlos Alexandre Pereira Maria, de 37 años fue encontrado muerto dentro de un auto con varios disparos de arma de fuego, por la policía en la localidad conocida como Taquara, en la zona oeste de Río de Janeiro.

Carlos Alexandre era asesor del concejal Marcello Siciliano (PHS), y la semana pasada había declarado como testigo por la muerte de Marielle Franco. Según testigos, uno de los asesinos del ex funcionario gritó a “este hay que callarle la boca”, previo a ejecutarlo.

Franco, era socióloga y activista de izquierda, lesbiana y negra, provenía de una favela y había accedido a una banca en la Cámara Municipal de Rio en las elecciones de 2016 con más de 46 mil votos, siendo la quinta concejala más votada. Esas elecciones estuvieron signadas por el asesinato de cerca de veinte candidatos a alcaldes o concejales en la ciudad, aparentemente como resultado de disputas entre bandas narco y milicias parapoliciales que disputan el control de las favelas.

Franco había asumido el rol de relatora de la Comisión de la Cámara de Concejales de Rio, organismo responsable de controlar la actuación de las tropas a cargo de la intervención militar de la ciudad decretada hace aproximadamente un mes por el presidente brasileño por la ola de violencia que golpeó a la ciudad luego de los juegos olímpicos.

Hace una semana el PSOL había presentado un recurso a la Justicia argumentando que esta nueva intervención militar, que no se registraba desde la dictadura en 1985, era inconstitucional.