Lula llegó a Curitiba y quedó detenido en la Superintendencia Federal de la Policía

En medio de tumultos y disturbios, el ex presidente brasileño abandonó la sede del Sindicato de Metalúrgicos, llegó a la sede de la Policía Federal en San Pablo. Allí fue revisado por los médicos y luego trasladado en helicóptero al aeropuerto.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue trasladado en avión a Curitiba y quedó alojado en la Superintendencia Federal de la Policía, donde agentes reprimieron a grupos de seguidores del ex mandatario.

Luiz Inácio Lula da Silva se entregó este sábado a las 18.45, luego de afirmar que no perdonará al juez Sérgio Moro por haber acuñado ante la sociedad, en connivencia con los grandes medios de comunicación, la idea de que el ex presidente es un ladrón.

Lula hizo un primer intento de salir de la sede del sindicato de metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo para comenzar a concretar su entrega, pero el gran número de manifestantes en el lugar impidieron la salida de los vehículos que forman parte del gran operativo que llevará al ex presidente hacia su entrega a la Justicia.

Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), habló desde la sede del sindicato de los metalúrgicos para resaltar que la multitud presente “no es sólo de partidarios del PT”, sino de diversos sectores de la sociedad.

“La foto que ellos querían, la de Lula humillado, no es la que va a dar la vuelta el mundo”, afirmó Hoffmann tras el apoyo multitudinario que recibió el ex presidente desde que se produjo la votación de la Corte Suprema que habilitó que fuera a la cárcel.

Finalmente, Lula intentó salir caminando del sindicato de metalúrgicos en medio de tumultos y disturbios de la multitud que buscaba impedir su entrega.

Tras pasar por la sede de la Policía Federal de San Pablo, donde fue revisado por los médicos, Lula fue trasladado.