¿Ex-espía de la AFI acompaño a Natacha Jaitt a lo de Mirtha?

Jaitt la considera su amiga. Y la presentó en Twitter como una “coach” que la preparó para prenderle fuego a la pantalla desde las mesa de Mirtha Legrand.

Polero tiene 66 años. No es una amiga cualquiera. Tampoco es una “coach” profesional. O tal vez sí. Polero fue durante un año espía de la Agencia de Inteligencia Federal (AFI). Así lo reveló el periodista Patricio Caruso en TN.com.

Polero revistó durante un año en la AFI, desde marzo del 2016 hasta el mismo mes del 2017, y que sus funciones se desempeñaban en el marco de la Dirección de Delincuencia Económica y Financiera de la agencia de inteligencia nacional .

Su jefe se llamaba Eduardo Miragaya y también dejó ese organismo.

S1e0obQsf_930x525__1.jpg

Su amiga y coach a quien se abraza en la selfie de Jaitt con motivo de su presencia con Mirtha, había sido contratada en la AFI por la gestión de Cambiemos, pero tras doce meses fue despedida por esa misma gestión.

¿Qué unió a la señora Polero con la señora Jaitt? Gracias a Twitter, se sabe que intercambian mensajes amistosos desde hace al menos cuatro años.

Fue la propia Jaitt la que se autovinculó con el universo del espionaje. En la mesa de Legrand, relató que una empresa privada dedicada a recopilar información mediante los métodos básicos de la Inteligencia, la había contratado para seguir, filmar, y reunir información sobre un periodista al que al final identificó, recién en sede judicial, como Carlos Pérez.

Polero trabajaba junto a Miragaya en una oficina del edificio que la AFI ocupa en el número 33 de 25 de mayo. Este edificio está conectado por dentro con el contiguo, sede central de la Inteligencia de la República, en el número 11 de la misma calle céntrica .

Ana Polero no se llamaba Ana Polero.

En su año de AFI, cuando la Agencia Federal de Inteligencia incorpora a un nuevo agente secreto, cambia su identidad. El nombre pasa a ser otro, pero inicializado por la primer a letra del original. Ana, por ejemplo, podría haberse llamado “Alicia”. Con el apellido pasa igual. Polero, para hacer jugar otra vez al azar, podría haber sido “Pérez”. Ana Polero sería entonces la agente “Alicia Pérez”.