Ahora la izquierda quiere ser “progresista” y recuperar el espacio que perdió

En América Latina la izquierda ha perdido fuerza, de a poco los líderes políticos que se autodenominaban de “Gobiernos populares y del pueblo” se han debilitado y cada vez son menos los espacios que ocupan. Entre la derecha y la izquierda, Latinoamérica se divide en matices que llevan a todos los países a uno y otro espectro político, y aunque Gobiernos de derecha y centroderecha hoy lideran el mapa, la izquierda no se rinde y ahora buscará recuperar el terreno que perdió. Y es que el mismo Rafael Correa, ex presidente de Ecuador, reveló que se está gestando una reunión porque “tenemos que reaccionar frente a lo que está pasando”, en la alianza participarán personajes como los ex Presidentes Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff, Cristina Fernández de Kirchner, Michelle Bachelet, Fernando Lugo y los Presidentes Evo Morales y José Mujica, e incluso, el mandatario venezolano Nicolás Maduro. Todos, juntos, quieren inaugurar un nuevo ciclo de izquierda en América Latina, el plan ideado: “la unión y el progresismo latinoamericano”.

Líderes políticos de los gobiernos populistas que durante años gobernaron América Latina, estarían ideando un plan para intentar recuperar el espacio que en el último tiempo la izquierda perdió. Se está gestando un encuentro entre ex y Presidentes para llevar a cabo el plan “progresismo latinoamericano”, en el que participarán personajes como: Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff, Cristina Fernández de Kirchner, Rafael Correa, Michelle Bachelet, Fernando Lugo, Evo Morales y José Mujica. La alianza estaría en construcción.

“Estamos planificando un encuentro entre dirigentes progresistas de la región, porque tenemos que reaccionar frente a lo que está pasando, hay graves retrocesos en la calidad democrática, en el orden constitucional, en los derechos humanos, no se respetan los derechos humanos y el debido proceso, el derecho a la honra, así que bueno, tenemos que reaccionar, tenemos mucho que decir y por eso estamos planificando un encuentro con Lula, Dilma, Evo, Cristina, Michelle, con Maduro, tal vez con Leonel Fernández de República Dominicana, para expresar nuestra visión de lo que está pasando en América Latina”, dijo el ex mandatario ecuatoriano Rafael Correa en una entrevista con el portal Infobae.

Estos encuentros entre líderes latinoamericanos de izquierda se han estado gestando a lo largo de este año de una u otra forma,por ejemplo, en la Argentina, el pasado 25 de febrero la ex Presidente Cristina Fernández se reunió con el líder paraguayo Fernando Lugo, posteriormente, el 23 de marzo, CFK se juntó con el ex mandatario ecuatoriano Rafael Correa en el instituto Patria. Además, se supo que CFK se reunió también con el español Pablo Iglesias el 27/03 en el Calafate, reuniones que tenían como objetivo principal el relanzanmiento de la izquierda en América Latina. CFK aprovecharía entonces los errores del Gobierno de Mauricio Macri para que la derecha no sea reelegida en las elecciones del 2019.

Por su parte, en Brasil los esfuerzos del ex Presidente Lula por recuperar el poder son insistentes, e incluso, Lula por ahora ha ganado la batalla en la justicia y se ha salvado de ir a la cárcel. “Como no les alcanza con la persecución política y judicial ni con la campaña de desprestigio permanente de los medios, ahora van por la violencia. ¡Fuerza, Lula!”, escribió la ex Presidente Cristina Fernández a través de su cuenta en Twitter tras los ataques a una caravana del líder brasileño que sufrió esta semana. Correa también se solidarizó: Con el compañero Lula y su caravana por la paz, la alegría, la victoria”. Dijo que su campaña fue “atacada a balazos por aquellos que no nos pueden derrotar en las urnas” y cerró con un “¡Hasta la victoria siempre!”.

El pasado 19 de marzo en ese país, se realizó un acto político de los ex Presidentes Lula y Dilma, en compañía de el uruguayo Pepe Mujica y el ecuatoriano Correa, acto que estaría enmarcado en este nuevo plan de “progresismo latinoamericano”.

El objetivo de los líderesde izquierda sería “enviar un mensaje de unidad a los pueblos latinoamericanos” y de esta forma demostrar que el progresismo puede recuperar su espacio y volver al poder en este 2018. No obstante, la alianza en construcción está en “veremos” y habrá que esperar si los planes de estos mandatarios pueden concretarse y tener éxito, sobre todo por la situación judicial de cada uno de sus miembros.

CFK por ejemplo, tiene fueros políticos, pero tiene tres procesamientos por presuntos hechos de corrupción en la Justicia Federal Argentina. Por su parte, el brasilero Lula, está condenado en dos instancias por supuestos sobornos con la empresa Odebrech y podría ser detenido en las próximas semanas. Del mismo modo, aunque Correa y Bachelette no tienen causas judiciales, han perdido popularidad en sus países.

Este año se cumplen 20 años de la primer victoria de Hugo Chávez en las urnas venezolanas y el inicio de un ciclo de Gobiernos de izquierda que se extendió a gran parte de la región. Durante dos décadas se instauraron en gran parte de los países de la región, (salvo México, Colombia y algunos otros países de menor tamaño), Gobiernos que fueron desde la izquierda moderada a neopopulistas. Diferentes movimientos que pertenecieron a un mismo ciclo que será recordado por el gran crecimiento económico gracias al boom de las materias primas y a la disponibilidad del capital global, a la importante baja de la pobreza, la desigualdad y el aumento de la clase media, y al destape de los mayores casos de corrupción de la historia latinoamericana.

A dos décadas del inicio del ciclo liderado por Chávez, la reciente victoria de la derecha en Chile es solamente el último revés que sufre la izquierda en la región. El estancamiento de la economía a partir del 2014 provocó un aumento de la inestabilidad y poco a poco los candidatos de izquierda fueron relevados por otros de derecha en sucesivas elecciones. En este marco, dos terceras partes de los latinoamericanos tendrán que elegir en 2018 a su próximo presidente en las elecciones generales de México, Brasil, Colombia, Paraguay, Costa Ric a y supuestamente Venezuela.