Nunca es tarde: Un jubilado se recibió de arquitecto a los 83 años

A los 83 años, Roberto Ciccioli se recibió de arquitecto, cumpliendo su sueño. “Hay gente que piensa que la vida termina cuando uno se jubila y no es así, empieza de nuevo”, afirma.

Es una experiencia muy linda, realmente no tenía idea que iba a pasar todo esto. Nunca pensé que a esta edad iba a ser tan feliz”, asegura Roberto Ciccioli, jubilado rosarino de 83 años, quien se acaba de recibir de arquitecto cumpliendo su sueño.

Con alegría y orgullo destaca los “momentos agradables” que vivió a los 80 años al retomar los estudios en la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño de la Universidad Nacional de Rosario para dar las cinco materias que le faltaban tras haber abandonado de joven.

Señala “el compañerismo y la espontaneidad” de los y las estudiantes jóvenes, así como “la ayuda de los docentes, que son extraordinarios”. Y afirma: “Parecía la continuidad de la familia”.

“Nunca pensé vivir esto y menos que me haga popular. Por la calle, la gente me dice ‘arquitecto’ y contesto ‘que bien se escucha’”, comenta entre risas.

En declaraciones al sitio Rosario3, remarca: “Esta es una experiencia nueva. Si le tendría que decir algo a los jubilados, les diría que quienes tienen materias pendientes, como era mi caso, que vayan a la facultad, que estudien porque les da felicidad, aparte a uno lo hace evolucionar internamente”.

Roberto nació en la Ciudad de Buenos Aires y hasta los 19 años vivió en el barrio de Villa Urquiza. “Tengo lindos recuerdos” de la infancia y adolescencia, destaca. Tras recibirse de Técnico se mudó a la ciudad de Rosario, adonde llegó con una carta de recomendación de un profesor.