Un fiscal de Gils Carbó no sostuvo la acusación y absolvieron a un exPAMI

El fiscal ante el TOF2, Diego Velasco, descartó la existencia de delito en la causa en la que estaba procesado Luciano di Cesare por la compra de LeTes con fondos de la obra social de los jubilados.

Luciano di Césare, quien fuera titular del PAMI durante el kirchnerismo, fue absuelto en un juicio oral en el marco de una causa por la compra de letras del Tesoro (LeTes) con fondos de la obra social de los jubilados.

Si bien el procesamiento de di Cesare dictado por el juez federal Claudio Bonadio y confirmado tanto por la Cámara Federal como por Casación, el fiscal ante el Tribunal Oral Federal Nº2, Diego Velasco, descartó la existencia de delito. Sin acción penal por parte del fiscal, el tribunal sobreseyó al exPAMI.

Di Césare había llegado a juicio procesado por “administración fraudulenta” por invertir entre 2008 y fines del 2012 un total de $2.800 millones de LeTes renovadas ininterrumpidamente “sin intervención de áreas a priori competentes para em itir opinión”, según sostuvo la sala II de la Cámara Federal cuando confirmó el procesamiento.

Velasco fue transferido al TOF2 en 2015 por órden de la entonces procuradora Alejandra Gils Carbó, quien antes lo había designado en una fiscalía en Tucumán como subrogante. Aquella designación fue parte de una veintena realizada por la líder del colectivo judicial Justicia Legítima en lo que se leyó como un intento de copar las fiscalías con magistrados afines al kirchnerismo.

La decisión de Velasco de no impulsar la acusación contra di Cesare se produce en medio de la polémica porque otro fiscal de Justicia Legítima, Abel Córdoba, será fiscal ante el TOF4 en el juicio por el caso conocido como ‘la ruta del dinero K’, por la que está detenido desde hace casi 2 años el empresario kirchnerista Lázaro Báez.

La sintonía de Córdoba con el kirchnerismo es explícita. Cuando se dictó la inconstitucionalidad de la elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura de la Nación, impulsada por la entonces presidente Cristina Fernández, fue Córdoba, quien en aquella ocasión era títular de una fiscalía especial creada por Gisl Carbó, el que atacó el fallo desde la pantalla del ultra-militante programa ‘678’.

El antecedente de Velasco profundiza la preocupación sobre la eventual parcialidad de los fiscales de Justicia Legítima en procesos en los que están imputados figuras vinculadas al kirchnerismo.

En cuanto a di Césare, la decisión del Tribunal Oral quedó firme y no podrá ser apelada ante la Cámara Federal de Casación, porque no hubo acusación fiscal y el caso no tiene querellante particular que lo impulse.