Se acerca una Pequeña Edad de Hielo

En el año 2050 podría repetirse en Europa una racha de inviernos fuertes, con una bajada importante de las temperaturas, como ocurrió entre los siglos XV y XVII con la Pequeña Edad de Hielo. En esa época se produjeron hechos tan insólitos como el congelamiento del río Támesis.

Aunque aún no existe una explicación definitiva para la Pequeña Edad de Hielo, algunos astrofísicos creen que ese fenómeno estuvo relacionado con un período de baja actividad del sol, entre 1645 y 1715.

En ese período hubo una gran disminución de los rayos ultravioleta emitidos por el sol, lo que se conoce como “Mínimo de Maunder”, y muchos científicos consideran que fue esto lo que provocó un enfriamiento global de la Tierra.

En el ámbito de la astronomía, lo que le ocurrió al sol no fue un hecho aislado ni un fenómeno extraño. Esta estrella pasa por ciclos de 11 años, en los que existen momentos máximos y mínimos. Algunas veces, esas oscilaciones pueden ser muy intensas y surge un gran mínimo.

El astrofísico Dan Lubin, de la Universidad de California, cree que va a ocurrir lo mismo en el año 2050. Según sus cálculos, el sol entrará en un gran mínimo alrededor del año 2020, lo que hará bajar las temperaturas de la Tierra algunas décimas de grados Celsius.

El fenómeno no será capaz de detener el calentamiento global. Sin embargo, se vivirá de nuevo una Pequeña Edad de Hielo, con inviernos muy fuertes entre los años 2020 y 2070. Su efecto máximo se espera para en el año 2050.