Venezuela: Joven asesinó a su madre con una motosierra

El atroz asesinato de Rosalinda Mirabal, quien fue asfixiada y luego descuartizada con una motosierra por su propio hijo, conmocionó a los vecinos de la calle Junín Sur en Maturín, estado Monagas, que aseguran que el joven le había jurado la muerte.

Yerricson Caviares, de 20 años y conocido como El Monstruo de Junín, había amenazado con matar a su madre si está vendía la casa para irse a Colombia, aseguró un vecino, según publicó el diario La Verdad de Monagas en su página web.

Caviares tiene problemas de drogadicción. Quienes lo conocen aseguran que “siempre fue un loco, no respetaba a su madre y se le nota cierto odio por las mujeres”.

En varias oportunidades el joven fue expulsado del liceo Francisco Isnardi, donde estudiaba, por su comportamiento agresivo con las chicas, a quienes también les faltaba el respeto al igual que a los profesores. Amigos del joven afirmaron que el muchacho comenzó a fumar marihuana a los 15 años y que su madre lo sabía y se lo permitía.

Foto: Rosalinda Mirabal (Gentileza de La Verdad de Monagas)

También se refirieron a Rosalinda como una mujer religiosa, perteneciente a los evangélicos y por eso nunca denunció a su hijo, aunque este la maltrataba e insultaba constantemente. Caviares creció sin un padre y presumen que esto haya moldeado la actitud antisocial del joven. Su propia madre aseguraba que se comportaba de forma diabólica cuando estaba bajo los efectos de las drogas.

Samael Gamboa, párroco de la diócesis de Maturín, cree que, al utilizar su madre a Dios como figura de represión, el muchacho terminó alejándose de su espiritualidad y fomentó su comportamiento antisocial. “Lamentablemente podríamos estar ante un hecho donde el fanatismo le presentó a un ser carente de orientación, un Dios como figura de represión y generó un rechazo total a los caminos del bien y conciencia cristiana que pregona la iglesia“, dijo.

Foto: Gentileza de La Verdad de Monagas
Hipótesis del crimen

Las autoridades presumen que la violencia familiar sea el móvil principal del crimen, reforzado por la actitud permisiva de la madre. Los adelantos que han hecho en relación con el caso se han logrado gracias a la confesión de Caviares. Creen que el asesinato se produjo en un ataque de ira del joven producido por la euforia causada por la droga.

Tras asfixiar a su mamá, el joven tuvo un momento de lucidez y quedó en shock al toparse con el cadáver de la mujer en su habitación, donde lo había dejado tirado. Fue cuando decidió usar la motosierra para deshacerse del cuerpo con más facilidad.

Tras cortarla se dirigió al caño Orinoco, que es utilizado como depósito de basura y donde confluyen los líquidos de la ciudad, para dejar los restos abandonados. Este caño también es usado para dejar animales muertos.

Familiares del joven aseguraron que nunca quiso ir a rehabilitación por su adicción a las drogas aunque tuvo un breve periodo de sanidad cuando entró en el Ejército, de donde salió poco después.

La pareja de Rosalinda aseguró que la mujer sufría en silencio los maltratos de su hijo menor

Fedora Fernández, especialista en ciencias forenses, aseguró que a los restos hallados deben hacérsele exámenes patológicos exhaustivos como chequeo de muestra de ADN, odontología y otros para elaborar el informe definitivo, pero en el oriente del país, aseguró, no hay equipos para este tipo de análisis. “De ser necesario, los especialistas deberán enviar las muestras a las oficinas de Medicina Forense en Caracas“, expresó Fernández.