Efectiva cortina de humo: El Gobierno guardó a Caputo una semana más

La semana pasada, acosado por la oposición, el jefe de Gabinete Marcos Peña prometió que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, concurriría al Congreso a explicar el escándalo de sus cuentas offshore y el manejo de la deuda. La promesa se concretaría este miércoles (21/3) en el seno de la comisión bicameral del pago de la deuda que por acuerdo de todos los bloques presidiría el senador opositor José Mayans, que responde a Miguel Ángel Pichetto. Pero la Bicameral primero debía constituirse y para eso tenía que citarla las autoridades de ambas cámaras, lo que no se concretó y generó quejas desde la oposición.

El faltazo pasó casi desapercibido por el inicio del debate por el aborto y las negociaciones sobre las leyes que reemplazaron al Megadecreto de Macri. Ahora Caputo ya no está en el centro de atención y ganó una semana más de ‘coucheo’.

Finalmente, el ministro de Finanzas Luis Caputo no asistió este miércoles (21/3) al Congreso a dar explicaciones sobre sus cuentas offshore. La agenda política y mediática cambió desde la semana pasada cuando los diputados opositores acosaron al Jefe de Gabinete, Marcos Peña, durante su informe mensual al parlamento con cuestionamientos al funcionario por los últimos descubrimientos de cuentas en el exterior y los niveles de endeudamiento. Peña prometió que el ministro concurriría al legislativo “la semana que viene” a contestar todas las inquietudes de los opositores.

La promesa se la hizo al titular del bloque Argentina Federal, el salteño Pablo Kosiner, uno de los legisladores que exigió la presencia de Caputo en el Congreso. El diputado expresó que debían “aclararse cuestiones que hoy se discuten a nivel público, la eventual relación de Caputo con sociedades y fondos off offshore”. Kosiner no pedía una interpelación porque sabía que la oposición no puede juntar dos tercios para que el funcionario comparezca ante todo el recinto, tampoco forzaría una citación en la comisión de Finanzas en manos del oficialismo, entonces la alternativa que mencionó era la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Exterior, que por acuerdo de todos los bloques quedaría en manos del senador José Mayans, que responde a Miguel Pichetto pero que hasta hoy sigue sin estar conformada.

Entonces, Peña terminó prometiendo la presencia de Caputo a una comisión propuesta por Kosiner que no estaba constituída y cuya reunión de conformación además dependía de la voluntad de las autoridades oficialistas del Congreso que responden a la Casa Rosada: Emilio Monzó y Gabriela Michetti.

Además, la semana prometida por Peña sería la misma en que se celebraría la primera reunión para organizar el debate sobre la despenalización del aborto. A la mañana siguiente, con los medios aún hablando del aborto. La agenda política y mediática cambiaría.

Y para completar el cuadro, los diputados estarían ocupados negociando las leyes en las que se partió el megadecreto veraniego de Macri sobre desburocratización del Estado con miras a una sesión que será esta tarde.

Finalmente, casi sobre la hora, ayer (20/3) antes de comenzar el plenario de comisiones que acordaría el programa de reuniones sobre el aborto, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis confirmó que Caputo no asistiría a dar explicaciones ante la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda, ya que “entiendo que va a ser la semana que viene por un pedido de ellos (por los legisladores)”.

No quedó claro quiénes eran los legisladores que lo pidieron. En las redes sociales varios diputados se quejaron del faltazo de Peña. En el entorno de Mayans –éste no se encontraba en esta Capital- dijeron no tener ninguna información oficial al respecto.

“Tanto en el Congreso como lo que se le viene requiriendo desde la Oficina Anticorrupción hay una absoluta tranquilidad de que no tiene incompatibilidad y lo que se le cuestiona, que es previo a su actuación como funcionario, está como corresponde”, agregó De Andreis en su diálogo con los periodistas acreditados en la Casa Rosada, una vez finalizada la reunión de Gabinete de ayer.

La convocatoria a Caputo estaba prevista para este miércoles desde las 9 en la Bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda que no estaba conformada y que además no aparecía en la agenda parlamentaria de esta semana.

Desde el entorno de Caputo dijeron que el ministro no había sido citado formalmente por el Congreso y que iría cuando lo citen.

Es decir: Caputo no acudió al Congreso porque no lo citó una comisión que debía ordenar que se constituyan las autoridades oficialistas de Cambiemos.

Ahora, el funcionario y el Gobierno tendrán una semana más para que Caputo se siga ‘entrenando’ en la forma de enfrentar a los opositores y que el tema siga perdiendo presencia en la agenda pública frente a otros temas.