Carlotto pidió que los médicos certifiquen el estado de salud de Astiz

Tras la aparición de una lista del Servicio Penitenciario Federal enviada al Sistema de Coordinación y Seguimiento de Control Judicial de Unidades Carcelarias, en la que aparece exmarino y represor Alfredo Astiz junto con otros detenidos que, por razones de salud, podrían recibir prisión domiciliaria, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, lo calificó de “provocación” y pidió certificar el estado de salud de Astiz por un grupo de médicos.

Sigue la polémica por la posible prisión domiciliaria para el exmarino y represor de la ESMA, Alfredo Astiz, tras conocerse una lista del Servicio Penitenciario Federal enviada al Sistema de Coordinación y Seguimiento de Control Judicial de Unidades Carcelarias, en la que figura junto con otros detenidos que, por razones de salud, podrían recibir ese beneficio. La abogada de los familiares de las monjas francesas asesinadas durante la dictadura militar advirtió que “si dejan en libertad a Astiz, pedimos la extradición”. Por su parte, la exintegrante de la Conadep, Graciela Fernández Meijide opinó que “hasta el peor enemigo tiene derechos” y defendió el beneficio para el exmarino porque “a determinada edad o con enfermedades terminales”, mantener a una persona en la cárcel “deja de ser una condena y pasa a ser casi una venganza”.

Luego, habló la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, que calificó de “provocación” el posible beneficio a Astiz y pidió certificar su estado de salud por un grupo de médicos.

“Es una provocación y un desgaste enorme al que someten a quienes hace 40 años luchamos por la verdad, la memoria y la justicia”, sostuvo Carlotto en declaraciones a Radio Diez.

La titular de Abuelas alertó sobre “un cambio peligroso en el país” y responsabilizó a “un grupo que gobierna a su libre albedrío y sin que exista la división de poderes”.

“Lo que más les importa es el dólar y el dinero, y abren la famosa grieta cada vez más incitando a la división”, agregó.

Luego, Carlotto aclaró que los organismos defensores de los derechos humanos “no quieren condenar a nadie que no haya hecho nada” sino que su acción está dirigida a “aquel que fue juzgado y condenado con todas las evidencias, a la vista de que es un personaje peligroso por el delito que cometió y que afecta a todo el mundo”.

Además, en cuanto a la gravedad de la enfermedad que padece el represor Astiz (cáncer de próstata), Carlotto sostuvo la necesidad de que exista “un grupo de médicos que certifiquen la gravedad de su estado”.

“Humanamente, uno podría entender que esté agonizando y (decir que) lo lleven a su casa, pero estos personajes son tan falsos, tan criminales que debería haber un grupo de médicos que certifiquen la gravedad de lo que dicen pero no es así y es una amenaza permanente”, explicó.

Consultada por la difusión del listado a tres días de un nuevo aniversario del golpe cívico militar, la dirigente de derechos humanos interpretó que tiene por objetivo “debilitar y distraer”.

“Hay dos intereses: debilitarnos y distraernos por los problemas gravísimos que hay en la Argentina”, concluyó.