La iglesia se ofendió con el Gobierno por difundir cuánta plata ganan

Todo indica que las relaciones entre la iglesia católica y el Gobierno del Presidente Mauricio Macri no son tan buenas. Fotos del Papa Francisco no muy sonriente al lado del mandatario nacional, telegramas y saludos estrictamente protocolares son algunas de las muestras antipáticas que tiene el máximo líder de la iglesia con el Estado argentino, (eso sí, el actual), además, tensión aumenta entre estos dos poderes cuando justamente hoy 15/3 la iglesia Argentina lanzará una campaña en contra del aborto. Ahora, la difusión de cuánto gana un obispo argentino ha irritado a quienes la integran y han decidido quejarse en la Casa Rosada. Marcos Peña dijo que el Estado le da más de 130 millones de pesos a la iglesia y desde entonces, la polémica se abrió.

Para la iglesia católica Argentina, que el jefe de Gabinete, Marcos Peña haya dicho que el dinero que percibe la Iglesia por parte del Estado es de 130.421.300 millones de pesos, es sólo una “nueva maniobra distractiva de los problemas económicos y cuestionamientos éticos de ciertos funcionarios”, por eso, decidieron quejarse en la Casa Rosada por dicha difusión. Si bien los obispos consideran que los montos no son secretos porque son parte de los fondos públicos, consideran que es sólo una “cortina de humo”.

El tema del aborto es para los líderes de la iglesia argentina era ya de por sí una “distracción mediática” que esconde la realidad del país y las políticas (cuestionables) que implementa el Gobierno de la nación.

Toda la polémica inició a raíz de una pregunta al jefe de Gabinete, Marcos Peña con motivo de su exposición en el parlamento. En ese escenario, la diputada porteña Carla Carrizo, del bloque Evolución, le preguntó cuánto perciben los obispos. En la respuesta por escrito, se señala que el aporte total a la Iglesia será este año de $ 130.421.300. Y que mensualmente cada obispo diocesano recibe $ 46.800; cada obispo auxiliar: $ 40.950, y cada obispo emérito: $40.950.

Ante la polémica que se abrió por el salario de los obispos y la plata que reciben, el obispo de San Francisco, Córdoba, Sergio Buenanueva, dio a entender en declaraciones al diario La Voz que no tiene “mucha fe” en la difusión de esa información, más allá de que se declaró a favor de la transparencia de los fondos públicos, dijo: “Las cifras son conocidas. Lo que me extrañó es que los legisladores, que son los que aprueban el presupuesto, donde una parte está destinada al sostenimiento de la I glesia Católica, hayan preguntado eso”.

Y agregó: “no son salarios, sino asignaciones” además aseguró que por lo menos en su caso, de los 46.000 pesos que recibe mensualmente, destina un porcentaje a un fondo solidario.

“Hace unos años me tuve que operar de los ojos y la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), con ese fondo, me ayudó. Lo demás, unos 42.000, son para mantener mi casa, para la comida y para mi vehículo. Lo que queda va al sostenimiento de los gastos ordinarios del obispado, que son muchos”, explicó.

“A veces, cuando se da esta información, se dice que el Estado sostiene a la Iglesia católica. Pero los que sostenemos a la Iglesia somos los católicos. El Estado hace un aporte, que es entre el seis y el siete por ciento del total de nuestro presupuesto”. Según el obispo, el aporte más grande lo hacen los católicos (con colectas, por ejemplo). “Y hay ayuda que nos llega del exterior”, completó.

Finalmente, Buenanueva opinó que “hay que discutirlo todo. La forma actual (de aportes a la Iglesia) es caduca. A veces se dice que esto lo impuso la dictadura (una ley). La dictadura le dio la forma que ahora tiene, pero ya venía de antes. Está en el artículo 2 de la Constitución (el Estado federal sostiene al culto católico)”.