Buenos Aires: Intentó matar dos veces en un día a su novio con veneno en una gaseosa

Dos mujeres y una gaseosa. Fue todo lo que necesitaron para un doble intento de homicidio que empezó en el penal de Florencio Varela y terminó en el hospital con un agente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y un detenido en terapia intensiva.

María Betania Pérez Pilo (32) visitó la Unidad 23 para ver a su pareja, Emilio Mario Alé Gamarra (46).

En medio del encuentro, Alé cayó al piso descompensado. Sin sospechar, lo llevaron de emergencia al Hospital Zonal “Mi Pueblo” para que fuera atendido: había tenido un síncope.

Tras el inesperado final de la visita, Pérez Pilo se fue y Alé quedó internado, pero consciente. Junto a él fue Hernán Federico Ferreyra (28), un agente del SPB que lo custodiaba en la habitación con otro compañero.

Según lo consignado por Clarín, nada sorprendió a los agentes en el penal ni en el centro de salud hasta que, cerca de las 17, una mujer se presentó.

Era otra vez Pérez Pilo, que pidió ver a su pareja y conocer su estado de salud. Como no le permitieron pasar, la mujer dejó dos gaseosas, una de ellas de pomelo. Esa -indicó- era para el padre de su hija. La otra, para los del SPB, como una suerte de “gentileza”.

El plan no salió tal como estaba previsto. Alé tomó de su bebida y le convidó al agente que, desoyendo la indicación de la mujer, también bebió de ahí.

No pasaron más de cinco minutos hasta que los dos terminaron desplomados y convulsionando. Ambos tuvieron que ser atendidos en terapia intensiva y estaban “delicados”.

La principal hipótesis de los investigadores es que Pérez Pilo, que vive en La Plata, intentó matar a su pareja ya desde la primera visita en el penal. Habría ido al centro de salud para “rematarlo” y darle una nueva dosis del veneno, sospechan.

La acusada no estaba sola: fue a la visita con una amiga, identificada como María Alejandra Pérez (40). Creen que las dos mujeres fueron cómplices en el intento de homicidio. Por eso, ambas quedaron detenidas por los mismos policías que hacían la custodia dentro del hospital de Varela. A la pareja de Alé la acusan de “tentativa de homicidio agravado por el vínculo” y por el uso de veneno, y a su amiga de “partícipe necesaria” del mismo delito.

Alé está preso desde 2016 y procesado en una causa por “robo agravado en poblado y en banda” y “asociación ilícita”, acusado de integrar una banda de piratería del asfalto. Tiene prisión preventiva por orden del Juzgado N° 1 de La Plata.

El detenido peleaba por su vida en el hospital: quedó en coma conectado a un respirador después del doble ataque. El agente del SPB fue trasladado estable al sanatorio Fitz Roy, aunque su pronóstico sigue siendo reservado. Según fuentes consultadas, podría tener complicaciones neurológicas.

El contenido de la botella fue secuestrado como evidencia y será clave para determinar qué tipo de veneno contenía. De esa manera, intentarán probar si efectivamente se trató de un plan que idearon las detenidas para cometer el crimen.

La botella a medio tomar fue incautada y está siendo peritada en el área de toxicología del Hospital Posadas para establecer qué material usaron y qué consecuencias podría tener en las víctimas. Los investigadores especulaban con que se podría tratar de un pesticida, porque contenía organismos “fosforados” compatibles con ese veneno.

Habían ordenado allanar la casa de las dos detenidas, una en La Plata y la otra en Villa Elvira. En lo de Pérez Pilo, secuestraron un frasco de veneno para hormigas, otro con líquido para frenos y “otra sustancia aceitosa que no pudo ser identificada” sobre un plato, arriba de una mesa. Las pericias deberán determinar si ese pesticida utilizado para combatir las hormigas tiene relación con las sustancias detectadas en la bebida que tomaron el detenido y el penitenciario.

La investigación había quedado en manos de la fiscalía de turno, pero luego fue derivada a Marcelo Sellier, de la UFI N°9, que se especializa en delitos cometidos en el ámbito carcelario. Ya habían solicitado la detención al juzgado y hoy les tomarán declaración en la fiscalía.