El futbolista crespense Gabriel Heinze y Carlos Tevez aparecen en la investigación por la “Ruta del dinero K”

Según los documentos de Suiza, el entrerriano y también Carlos Tevez giraron dinero de sus cuentas para los hijos de Lázaro Báez.

Gabriel Heinze y Carlos Tevez aparecen en los nuevos documentos que Suiza envió a la justicia argentina en el marco de la causa por lavado de dinero en la que está preso Lázaro Báez , el caso conocido como “la ruta del dinero K”.

De acuerdo con esa información, de una cuenta a nombre de Carlos Alberto Tevez se transfirieron 550.000 dólares a otra cuenta, suiza, cuyos únicos beneficiarios son los cuatro hijos de Báez. El mismo destino tuvieron 180.000 dólares transferidos de una cuenta a nombre del oriundo de Crespo, Gabriel Iván Heinze.

La cuenta que recibió los fondos es la número 511656 del banco Lombard Odier, a nombre de la sociedad Fromental Corp., una firma constituida en Panamá en 2011. Tanto Fromental Corp. como su cuenta tienen a los hijos de Báez (Luciana, Martín, Leandro y Melina) como beneficiarios finales. Daniel Pérez Gadin y Jorge Chueco figuran como los directores de las sociedades y los administradores de las cuentas. Pérez Gadin era el asesor contable de los Báez; Chueco, el abogado que los asistía en lo jurídico.

Ni Tévez ni Heinze están imputados en esta causa y su aparición no implica que hayan cometido delito alguno. Esas transferencias donde figuran sus nombres, que surgen en el resumen del estado de cuenta de Fromental Corp., son parte de decenas de movimientos de fondos que la Justicia está analizando, pero que no parecen vinculadas al núcleo central de la investigación. La transferencia proveniente de la cuenta a nombre de Carlos Alberto Tevez se hizo el 27 de marzo de 2012. La de la cuenta a nombre Gabriel Iván Heinze, el 16 de febrero de 2012.

En el mismo resumen de cuenta de Fromental Corp. aparecen también dos transferencias hechas por Mandatos Valneg SRL por 199.970 y 149.970 dólares. Mandatos Valneg es una firma vinculada a Guillermo Marín, un empresario que tuvo una relación cercana con Lionel Messi. Marín organizó una serie de partidos benéficos que Messi jugó en 2012 y 2013. Como consecuencia de esa gira, llamada “Messi y sus amigos contra el resto del mundo”, Messi fue investigado por la justicia española por evasión y finalmente, sobreseído.

Según publicó el diario El País, de España, Guillermo Marín representó a Lionel Messi a los efectos de esa gira e incurrió en “contradicciones” sobre los pagos. Primero dijo que Messi no cobró nada por esos partidos; después, que la fundación del futbolista recibió un total de unos 300.000 dólares, y por último que existió una “remisión de dinero a una cuenta del First Caribbean International Bank de Curaçao en beneficio de la sociedad Mandatos Valneg”.

Esta causa con la que Suiza accedió a colaborar la lleva adelante el juez federal Sebastián Casanello, que en diciembre pasado envió a juicio oral a Báez, sus hijos, Pérez Gadin, Chueco y 18 personas más. Es el primer gran caso por corrupción que investiga al empresario kirchnerista, un expediente gigantesco: tiene 191 cuerpos (unas 38.200 hojas) y 270 incidentes. El presunto lavado fue de US$60 millones y la Justicia identificó $3000 millones en bienes que están embargados. Todo esto ya fue elevado a juicio. En una segunda parte de esta causa, que sigue en instrucción, está imputada Cristina Kirchner. El fiscal del caso es Guillermo Marijuan.

La información que llegó de Suiza refuerza las sospechas -que ya figuraban en la causa- de que los hijos de Báez fueron los beneficiarios finales de las operaciones de lavado que se investigan en este expediente. De acuerdo con los documentos recibidos, eran de ellos las sociedades de donde salieron los millones de dólares que Helvetic destinó a la compra de bonos argentinos, después endosados a favor de Austral Construcciones, la principal empresa de Báez, que los depositó en el Banco Nación. Así lo informaron a La Nación fuentes oficiales.

Durante los últimos años, Suiza fue liberando cada vez más información para esta causa. Estos nuevos documentos los remitió después de que la Corte de ese país rechazó recursos de las defensas, que se habían opuesto a que fueran compartidos con la justicia argentina.

Otras relaciones con el fútbol

En este expediente ya se habían detectado otros movimientos de fondos vinculados al mundo del fútbol. Hubo transferencias desde cuentas a nombre de los futbolistas Hernán Darío Pellerano y José Leonardo Ulloa a una cuenta en euros de SGI, la financiera conocida como “La Rosadita”. Todas por montos bajos. A nombre de Ulloa figura una única transferencia de 4450,25 euros. A nombre de Pellerano, tres. La más alta, de 5000 euros. También aparecen transferencias del club español Unión Deportiva Almería, por cifras que van de 2500 a 12.500 euros. Los movimientos fueron hechos durante 2012 y 2013. Pellerano y Ulloa jugaban entonces en el Almería.