La Mancha de Rolando reclama $2 millones al Estado por recitales K

El grupo musical La Mancha de Rolando, que había amenazado con irse a México después de que ganara las elecciones Mauricio Macri, decidió quedarse en el país y le está reclamando al Estado una deuda de $2 millones por shows realizados para el kirchnerismo y que no les habrían abonado. El Ministerio de Cultura les reconoce menos de la mitad del monto reclamado y además advierte que hubo irregularidades administrativas en las contrataciones durante la gestión de Cristina Fernández.

Antes de las elecciones de 2015, los integrantes del grupo musical La Mancha de Rolando avisaron que si ganaba Mauricio Macri las elecciones se iban a vivir a México. “No puedo vivir con un gobierno de Macri, al menos el primer año me voy a vivir a México. Me mudo yo y el que quiera venir, que venga”, había advertido ante una entrevista para el diario La Gaceta de Tucumán, Manu Quieto, líder del grupo.

Los comicios fueron ganados por el candidato de Cambiemos pero el grupo nunca se exilió. También cambiaron su discurso con respecto al Grupo Clarín. Tras haber hecho recitales durante el kirchnerismo con remeras con la leyenda ‘Clarín Miente’ en compañía del exvicepresidente Amado Boudou, tocaron en 2016 en el Espacio Clarín de Mar del Plata.

Ahora, La Mancha le está reclamando al Gobierno de Macri una deuda millonaria que les dejó Cristina Fernández por shows que realizaron para el gobierno anterior y que nos les habrían pagado. La cuenta ascendería a $2 millones según el grupo, pero el Ministerio de Cultura reconoce una cifra mucho menor y denuncia irregularidades administrativas.

La Mancha reclama por cachets de quince conciertos en los que tocaron durante el kirchnerismo. Pero el Ministerio de Cultura reconoció siete presentaciones, por $ 860 mil. El resto fueron desestimados por “irregularidades administrativas”.

Las presentaciones habían sido aprobadas a principios diciembre de 2015 por $ 2.160.000, pero Cristina nunca pagó.

Ahora la banda le reclama a la actual gestión de Pablo Avelluto, por el pago por presentaciones en el interior y el conurbano bonaerense.

Ante la falta de respuestas del ministerio, el abogado de la banda presentó un amparo en la Justicia.

La cartera de Cultura dice que, entre otras irregularidades, que si bien tres miembros de la banda hacían las ofertas, solo una persona jurídica presenta las facturas. Otra de las anomalías es que las actuaciones “habrían sido realizadas antes de la notificación de la orden de compra”.