Falleció el policía de Abigeato baleado por cazadores furtivos en Santa Elena

A las 13:45 de este sábado falleció en la Terapia Intensiva del Hospital San Martín, el policía de Abigeato que fuera baleado por cazadores furtivos en Santa Elena, confirmó a Elonce TV, el jefe del área en la que estaba internado.

Martín López peleaba por su vida desde la noche del 8 de febrero pasado, día en que fue baleado en el marco de un procedimiento policial en la zona rural sur de Santa Elena, más precisamente en cercanías al Club de Golf, en campos de la estancia El Peruano. Junto a otro policía, pretendían interceptar el accionar de al menos cinco cazadores furtivos.

El policía que pertenecía a la Brigada de Abigeato, dejó de existir este sábado, a las 13:45, de acuerdo a lo confirmado a Elonce TV, por el Jefe de la Terapia Intensiva del Hospital San Martín, Guillermo Grieve.

Martín López estuvo “peleándola”, desde el momento en que fue baleado. Fue trasladado desde Santa Elena, al hospital paranaense, en el que permaneció en la terapia Intensiva. Hubo mejorías, aunque su estado siempre fue “siempre delicado”. Tras el hecho, el hombre fue intervenido quirúrgicamente y toleró las transfusiones de sangre que le realizaron habida cuenta de la importante pérdida de sangre que registró el hombre producto de los disparos que recibió a la altura del abdomen y que le ocasionaron múltiples lesiones en intestino delgado, colon, bazo y estómago.

López sufrió una “falla multiorgánica” contó a Elonce TV, Grieve, al informar sobre la muerte del policía. “Las complicaciones fueron progresivas y luego de estar muchos días en terapia intensiva, falleció”, aseveró Grieve.

Este sábado sufrió dos paros cardíacos y dejó de existir a las 13:45.

Hay detenidos por el hecho

Pasados los días, la Policía logró dar con los principales sospechosos, así como reunir algunas pruebas. El juez de Garantías de La Paz dispuso 20 días de prisión preventiva para cuatro jóvenes, de entre 22 y 24 años, que permanecen detenidos en la Jefatura Departamental. En tanto, hay un adolescente de 17 años que fue entregado a sus padres pero quedó supeditado a la causa.