La embajada francesa y otros sitios diplomáticos, bajo ataque en Burkina Faso

La capital del país africano, bajo un ataque presuntamente islamista. Se trata de uno de los frágiles países ubicados en el borde sur del Sahara, y uno de los más pobres del mundo. El ministro de Comunicación, Rémi Dandjinou, confirmó que los objetivos del ataque eran el Estado Mayor del Ejército y la Embajada francesa.

El viernes 2/3, varios ataques sacudieron la zona diplomática de Uagadugú, la capital de Burkina Faso, en el centro-oeste de África. El director de la policía, Jean Bosco Kienou, dijo a la agencia AP, que la agresión tenía “la forma de un ataque terrorista”. 4 asaltantes ya fueron abatidos durante el ataque a la Embajada de Francia, indicó el Servicio de Información del Gobierno en un comunicado.

Según medios locales, un grupo de hombres armados sin identificar provocaron varios incendios y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad cerca de la Embajada francesa y de la oficina del Primer Ministro.

Varios testigos revelaron a AFP que hombres armados y cargados con mochilas atacaron la sede de las Fuerzas Armadas en la capital, donde minutos antes se había registrado una fuerte explosión. Otros testigos dentro de las oficinas del canal nacional de televisión, que da a la Embajada francesa, en una cuadra donde también queda la oficina del Primer Ministro y las Naciones Unidas, dijeron que 5 personas estacionaron frente a la Embajada una camioneta pickup. Prendieron fuego a vehículos, gritaron ‘Allahu Akhbar’ y comenzaron a disparar. Se desconoce si hay víctimas mortales, explica el diario El País.

Se sospecha que los responsables del ataque serían militantes islamistas, explica Peter Beaumont del diario The Guardian. La embajada francesa reportó inicialmente que estaba bajo ataque pero dijo luego que no parecía ser el objetivo.

“No está claro qué sitios están bajo ataque”, posteó en su página de Facebook.

Pero el ministro de Comunicación, Rémi Dandjinou, confirmó que los objetivos del ataque eran el Estado Mayor del Ejército y la Embajada francesa, recogió Europa Press.

Burkina Faso es uno de los frágiles países ubicados en el borde sur del Sahara, que luchan contra los grupos yihadistas, explica The Guardian.

La insurgencia ha matado a miles de personas y ha forzados a decenas de miles a huir, lastimando aún más una de las economías que ya está entre las más pobres del mundo.

La frecuencia de los ataques aumentó desde 2016, cuando al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM, según sus siglas en inglés) y el grupo al-Mourabitoun lanzaron un ataque a un restorán y un hotel, tomando a 170 personas como rehenes y matando a 30, en lo que fue el ataque más letal a Burkina Faso.

El año pasado, hombres armados mataron también a 18 personas fuera de un restorán turco en Uagadugú.

The Guardian explica que el ataque del viernes 2/3 llega tras una serie de incidentes menores que hubo en el país contra las fuerzas de seguridad, las escuelas y los maestros, como parte de una campaña de los militantes en pos de una educación basada en el Corán.

Al menos, 98 escuelas cerraron en la región de Sahel de Burkina Faso por la inseguridad, según Francia es el ex poder colonial en la región del Sahel y ha desplegado 4.000 tropas allí, donde apoya a una fuera contrainsurgente compuesta por 5 países: Burkina Faso Chad, Mali, Mauritania y Níger.