Con el aborto, Clarín abre grieta Macri/Papa y distrae hasta el Mundial

El diario Clarín lleva en tapa, junto con La Nación, la decisión de la Casa Rosada de dar libertad de acción a sus legisladores ante la convocatoria de los sectores progresistas de llamar a una sesión especial el 8/3 para tratar la legalización del aborto. Pero esta mañana (23/2) el senador nacional Humberto Schiavoni, presidente del PRO nacional y hombre de estrecha confianza de Mauricio Macri, aclaró que el Gobierno no “instala ni promueve” el debate como insinúa en su tapa Clarín, forzando además la Grieta entre la Casa Rosada y el papa Francisco. De paso, la decisión del Gobierno arma un revuelo en el progresismo K, que sabe que durante la presidencia de Cristina Fernández ella nunca permitió el debate parlamentario del aborto.

Tapa del día 23/02/2018

El diario Clarín presenta en su tapa de hoy (23/2) la presunta decisión de Mauricio Macri de habilitar el debate por la legalización del aborto, un tema explosivo en la relación con el Vaticano y que también genera un debate en el progresismo K. El matutino presenta la noticia ubicando al presidente dando “luz verde para que se abra el debate sobre el aborto en el Congreso”.

Pero la Casa Rosada no “instala ni promueve”, la discusión explicó esta mañana (23/2) el senador nacional del PRO, Humberto Schiavone, que participó de la reunión entre legisladores de Cambiemos y el Jefe de Gabinete Marcos Peña, donde se comunicó la decisión del Poder Ejecutivo de dar “libertad de conciencia” a los integrantes de los bloques de que integran la alianza gobernante.

En verdad, el Gobierno no puede impedir el debate legislativo que impulsan los sectores progresistas de la Cámara de Diputados, que anunciaron su intención de convocar a una sesión especial para el 8 de marzo, día de la Mujer, para debatir la legalización del aborto.

La única diferencia con la actitud que siempre tuvo Cristina Fernández sobre la interrupción del embarazo, es que ella nunca permitió a sus legisladores promover o apoyar proyectos en el Congreso. Macri, atento también a que hay varios legisladores radicales y hasta al menos dos del PRO que apoyan la legalización, no baja la orden de cerrar filas en contra, lo que es muy distinto a dar una “luz verde” para abrir el debate.

Así las cosa, cada legislador de Cambiemos tendrá libertad de votar de acuerdo a sus convi cciones personales, según se definió en la reunión en la Casa Rosada.

Schiavone –presidente del Pro a nivel nacional y hombre de extrema confianza de Macri-, en declaraciones a la FM Millenium explicó: “Es un tema tan delicado, que se da libertad para que cada uno vote de acuerdo a sus convicciones”. Y agregó que “si replanteaba el tema había que debatirlo” puesto que “hubo manifestaciones muy importantes frente al Congreso”. Pero dejó en claro que Macri no promovió el debate, como instala Clarín.

En Diputados, los promotores del aborto calculan que están llegando a los 100 votos. Les faltan 29 para abrir la sesión especial que quieren convocar para el 9/3 y el mismo número para darle media sanción.

Otra historia es el Senado, cámara mucho más conservadora y de otra generación –y también edades- y que responde a los intereses de los gobern adores, algunos de provincias de fuerte raigambre católica. Allí además está Cristina Fernández que nunca estuvo de acuerdo con el aborto, y que finalmente tendría que pronunciarse en público.

Más allá de los resultados parlamentarios, el tema presentado por Clarín como una promoción del Gobierno, intenta forzar la grieta entre el Gobierno y el papa Francisco.

Siempre se dijo que el encono de Bergoglio con Macri empezó con motivo del matrimonio gay. Cuando el tema comenzó en la Ciudad de Buenos Aires y Macri era el jefe de Gobierno decidió no apelar una sentencia que habilitó un casamiento entre dos hombres.

Era 2009 y el arzobispo Bergoglio tuvo una reunión por ese tema con el gobierno porteño sin resultados. A eso se sumó la decisión de la Ciudad de reglamentar el protocolo habilitante para los abortos no punibles en septiembre de 2013.