Las “atractividades” y el entusiasmo no alcanzan: La industria, en picada

Pese a que el presidente de la Nación Mauricio Macri se mostró nuevamente entusiasmado por el ‘Cambio’, el crecimiento del país y la baja del déficit fiscal y la inflación, el último informe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) advierte que la actividad industrial está retrocediendo nuevamente.

“La Argentina creció en el 2017 por primera vez en cien años, bajó la inflación, creció el empleo, bajaron los impuestos, bajó el gasto fiscal.

Y este año vamos a crecer más todavía. Ya tuvimos un enero muy bueno, donde miramos y hay récord en ventas de autos, récord en ventas de autos usados, venta increíble de motos”, enumeró el presidente Mauricio Macri el pasado miércoles 21/02 luego de recorrer las obras del sistema de provisión de agua potable en Concordia.

Sin embargo, el último informe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) advierte el derrumbe d ela actividad industrial durante el pasado mes de enero del corriente, en la comparac ión interanual:

El Índice de Producción Industrial (IPI) de FIEL registró en 2017 un avance de 1.8% respecto al año anterior (Tabla 1, Gráfico Nº 1). Incluyendo factores estacionales, en diciembre la actividad mostró una ligera mejora interanual de 0.3% seguida por un retroceso de 0.6% en enero 2018. Si se descuentan los factores estacionales, en el mes de diciembre la industria creció 1.3% y en enero retrocedió 1.1%, en cada caso en relación al mes anterior. Finalmente, el IV trimestre de 2017 registró un alza interanual de la actividad del 1.4%, mientras que en relación al III trimestre la actividad ajustada estacionalmente cayó 2.1% (Tabla 1, Gráfico Nº 2).

Gráfico 1.

Gráfico 2.

En el año 2017 la industria mostró un desempeño sectorial diverso. El ranking de crecimiento sectorial lo encabezan la producción de minerales no metálicos (+9.5%) y la siderurgia (+9%). La producción de insumos químicos y plásticos (+4.3%) se ubicó por encima del promedio de las industria, mientras que la producción metalmecánica (+1.1%) y la de cigarrillos (+0.2%) mostraron un ligero avance. Los restantes sectores industriales registraron en el año una caída de su producción. La mayor contracción la registró el proceso de petróleo (‐2.4%), seguido de la producción de insumos textiles (‐1.1%), alimentos y bebidas (‐0.8%), papel y celulosa (‐0.6%) y la producción automotriz (‐0.5%). (Gráfico Nº 3).

Gráfico 3.

Siguiendo la clasificación de la actividad industrial según el tipo de bienes y en línea con el desempeño sectorial, se tiene que en 2017 la mejora de la producción industrial estuvo liderada por los bienes de capital y los insumos intermedios, mientras que la de bienes de consumo continuó en caída. En el año la producción de bienes de capital avanzó 9.7%, especialmente a partir del empuje de la maquinaria agrícola, vehículos utilitarios y vehículos pesados. La producción de bienes de uso intermedio avanzó 4.2% a partir del aporte de los minerales no metálicos, la siderurgia y los químicos y plásticos. La producción de bienes de consumo no durable mostró una ligera caída de 0.7% y la de bienes de consumo durable retrocedió 3.3%. (Gráfico Nº 4).

En enero de 2018, de acuerdo a información preliminar, la actividad industrial se contrajo 0.6% en la comparación interanual. En el mes mostró un buen desempeño la producción siderúrgica que avanzó 14% interanual y la producción de minerales no metálicos que creció 13% respecto a igual mes de 2017. La industria automotriz registró un marcado retroceso (18.1%) debido a la adecuación de sus líneas de producción a los nuevos modelos. La refinación de petróleo continúa en caída interanual. Asimismo, se observó un buen resultado para la faena vacuna y la producción de bebidas.

En términos desestacionalizados, el IPI de enero retrocedió 1.1% respecto al mes anterior (Tabla 1). La presente fase acumula 16 meses en los que la dinámica de crecimiento equivale al 3.1% anual. En julio de 2017 la producción ajustada por estacionalidad alcanzó el mayor registro de los últimos meses para luego alternar sucesivamente avances y retrocesos, deteriorando los indicadores que dan cuenta de la consolidación de la recuperación. Asimismo, el índice de difusión que en el mes de julio alcanzó el 68% en enero descendió a 35%.

En síntesis, la recuperación de la actividad ha perdido dinámica y difusión sectorial. En perspectiva para los próximos meses, los sectores líderes en 2017–minerales no metálicos y siderurgia‐ volverán a mostrar un buen ritmo de crecimiento aunque más moderado que en 2017. Los restantes intermedios avanzaran al ritmo global de la industria y al paso de la consolidación de la recuperación en Brasil. Los sectores productores de bienes de consumo, en especial no durables, tendrán un crecimiento amesetado por el deterioro del ingreso real en el primer semestre. Con todo, el crecimiento poco dinámico de la actividad industrial se prolongará en los próximos meses.